Ciudad del Este (Parte 3) La hidroeléctrica record a nivel mundial y los Saltos del Monday

Estamos en una de las atracciones menos valoradas de Sudamérica y para mi una de las más bellas. Aquí, los Saltos del Monday, belleza natural, y la hidroeléctrica récord de ITAIPU están a solo pocos Km de distancia entre sí.

Primero vamos a visitar la hidroeléctrica de ITAIPU, la cual, aclarando para los que planeen visitarla, tiene básicamente 3 modalidades de visita. La primera es la que incluye una película informativa y luego la visita a lo que se llama de «vertedero», donde con un poco de suerte se puede ver alguna de las compuertas abiertas. La segunda modalidad requiere de una reserva con antelación, y permite realizar el recorrido técnico, el que vamos a hacer ahora. Es el recorrido que recomiendo y el que verdaderamente les va a sorprender y maravillar. La tercera modalidad es la iluminación nocturna, la cual permite desde el mirador del lado brasileño, contemplar la iluminación nocturna. Esto sucede los viernes y sábados, no todos los días. Es bueno aclarar que todas las visitas son gratuiras, al menos del lado paraguayo.

Aqui, en el Centro de Recepción de Visitas tenemos una tienda con artículos tradicionales paraguayos.

ITAIPU es una palabra en guaraní que significa Piedra Que Suena. Este nombre se obtiene de una isla de piedra que se encontraba en el río Paraná. Más adelante veremos la foto.

Itaipú es una hidroeléctrica binacional ya que el río Parana es mitad de Brasil y mitad de Paraguay. Esta situación se puede ver en toda la hidroeléctrica, empezando por el logo que es verde y amarillo de un lado y rojo y azul del otro representando la bandera de ambos países. Los carteles se encuentran en español y portugués e inclusive, los funcionarios tienen una propia hora. Debido a que las horas de Brasil y Paraguay no coinciden en gran parte del año, Itaipú tiene su propia hora invariable y los funcionarios responden a ella.

Itaipú ostenta el título de la ‘mayor productora de energía anual’ del universo y solo es superada por ella misma. Anteriormente tambien era la más grande pero actualmente ese titulo pertenece a la presa Tres Gargantas en China. La misma no produce tanta energía por dos factores: uno, el río Paraná es uno de los más caudalosos del mundo lo cual afecta directamente en la producción de energía, y segundo porque el río que «alimenta» a Tres Gargantas permanece congelado durante todo el invierno.

Además, la revista Popular Mechanics la ubicó entre las 7 Maravillas del Mundo Moderno.

Una vez que termina la película informativa nos subimos a unos autobuses donde un guía nos va contando más acerca de la represa, como las comparaciones de tamaño como el hecho de que con todo el hierro y acero utilizado se pueden construir 350 Torres Eiffel, o que todo el hormigón utilizado es 15 veces más de lo que se usó para el Eurotunel.

Llegamos al vertedero y como pueden ver no hay agua. El agua se ve cuando las lluvias hacen que el nivel de agua de la represa suba tanto que se necesite «vaciar» y para ello se abren las compuertas. Se cree que nunca será necesario abrir todas las compuertas como están en las fotos promocionales. Pero es posible ver algunas abiertas. A pesar de que se ven como 3, en realidad son 14. Pueden fijarse en las fotos la cantidad de compuertas.

La base del vertedero se conoce como «salto ski» y se considera uno de los grandes desperdicios, en el sentido de que la fuerza que genera el agua en ese punto podría ser utilizada para generar energía.

Itaipu no es la única hidroeléctrica del Paraguay. Paraguay produce además energía en la hidroeléctrica Yacyreta, binacional con Argentina y también en la hidroeléctrica paraguaya Acaray. Tanta es la energía que produce que no necesita de plantas nucleares ni de carbón y además vende 90% de su producción. Esta situación es bastante polémica a niveles políticos y económicos sin mencionar sociales, pero este blog es turístico entonces dejamos esa polémica para otro lugar.

Aquí es donde se diferencia nuestra visita de la visita normal. Aquí nosotros nos dirigimos a lo más profundo de esta maravilla de la ciencia.

Desde el omnibus vamos sintiéndonos cada vez más pequeños.

Como mencioné en los post anteriores, Paraguay es un país bastante plano por ello este es el túnel más largo que encontraremos en la región.

Llegamos así a la entrada a una de las unidades. El edificio que vemos a la derecha corresponde al edificio de producción, donde se centra todo el trabajo de distribución por decir de una manera. Cabe destacar que mucha de la información es demasiado profunda para compartirla. Sin duda sería deferente la experiencia para un ingeniero o matemático. Lo mismo sucede en la visita a edificios o museos donde los especialistas en arte o arquitectura destacan elementos diferentes a los que yo puedo destacar.

Estos «tubos» blancos corresponden cada uno a una entrada de agua a una turbina. Visitaremos una de ellas pero recordando que es una de las 20 que hay en la hidroeléctrica.

A medida que caminamos entre las inmensidades de este lugar tenemos más la sensación de ser muñequitos en alguna maqueta.

En muchas de las fotos utilizaré personas para tener una relación de tamaño. De todas maneras les puedo asegurar que ninguna foto o video es suficiente. No transmiten la sensación de vértigo o de pequeñez que sentimos al estar aquí.

Por estos tubos pasan miles de litros de agua, pero es necesario un gráfico para comprender mejor como funcionan. Ese gráfico encontraremos más adelante.

Dentro, todo esta impecablemente limpio.

Ya sea que miremos para abajo o para arriba, les aseguro que se sorprenderán por lo alto o bajo que se encuentran.

Este es el cuadro que nos explica como funciona cada una de esas turbinas. Estos carteles explicativos se encuentran en todas partes en lugares estratégicos, lo cual ayuda a los preparadisimos guías que nos acompañan en esta experiencia. Ah! y no debo olvidar de mencionar que esta visita es gratuita. Si, gratuita.

El agua represada cae por las turbinas y la fuerza con la que cae hace girar el rotor generando así la energía.

Cada altura se marca con la palabra Cota y cada cota esta numerada. Una vez que estamos dentro comprendemos la importancia de esto ya que resulta extremadamente difícil llamar a otra persona desde dentro y decirle donde estamos si no contamos con esta información.

Las dimensiones del lugar y la iluminación que hace que cambien los colores dependiendo de donde estamos nos dan imágenes surreales y completamente diferentes a lo que estamos acostumbrados.

El asensor nos lleva a las distintas cotas, no a pisos, va de 44, a 56, 74, 99, 111, 124 y finalmente a 144.

La altura equivale a 56 pisos, sin duda no recomendable mirar en los agujeros a los que sufren de vértigo.

Miren arriba… en la foto de abajo.

Esta foto tomada antes de represar el río nos muestra las piedras que se encontraban en el medio, esta es la pequeña isla que era llamada de itaipú, por el sonido que hacia el agua al chocar contra ellas. Es la que dio nombre a la hidroeléctrica.

Al terminar el recorrido por lo más profundo de esta zona volvemos a subir y nos dirigimos al edificio de producción que esta enfrente.

Aquí ya todo más moderno nos recibe con una pantalla que nos muestra en tiempo real la cantidad de energía que se esta produciendo. En la base, orgullosos nos muestran el récord mundial, logrado en 2013 el cual correspondía a una superación de la marca puesta por la misma Itaipu en años anteriores.

Paredes de mármol y lujosas habitaciones nos llaman la atención y nos recuerdan que presidentes y personas de altos rangos políticos y científicos de todo el mundo recorren estos pasillos o visitan las instalaciones.

En este lugar todo esta dividido, un lado corresponde a la «oficina» brasileña y el otro a la paraguaya. Un funcionario es brasileño y el otro paraguayo.

Los chistes internos dicen que Itaipu maneja extraoficialmente un idioma también propio, una mezcla extraña de vocabulario técnico con palabras en guaraní, español y portugués. Esas cosas maravillosas que solo las fronteras nos ofrecen.

Aquí, una linea sin ningún cartel delimita simbólicamente la separación de países. Esta linea entre las baldosas, más gruesas que las demás, nos sitúa entre Brasil y Paraguay.

A pesar de encontrarnos ante una GIGANTE obra de los humanos, podemos disfrutar de todo el verde que la rodea, los bosques y la selva se integran maravillosamente con el paisaje de piedras y hormigón.

En los amplios pasillos se ven fotografías de todo el proceso de construcción y las distintas reservas naturales que protege itaipu. Debido al impacto ambiental que tuvo la construcción de la hidroeléctrica, Itaipu tiene varias reservas naturales en el país, muchas de las cuales se pueden visitar y en las cuales se protegen a animales y plantas de la región.

Llegamos así al centro más importante del edificio. La oficina donde se maneja todo lo que sucede en la hidroeléctrica. Aquí, se mantienen las maquinas viejas que funcionan y se cuidan en caso de necesitarlas como soporte. La oficina se observa desde arriba lo cual da una sensación mayor de importancia.

Las distancias se hacen tan grandes que muchos se manejan dentro con bicicletas y en algunas zonas con carritos de golf. Itaipú además cuenta con un Parque Tecnológico donde se trabaja con desarrollo de energías renovables y la investigación sobre autos eléctricos entre otras cosas.

Los símbolos de la binacionalidad de la hidroeléctrica están en todas partes. Es un lugar en donde se puede ver el compañerismo y camaradería que hay entre brasileños y paraguayos.

Llegamos a otro de los importantes puntos del recorrido. Las tapas rojas que corresponden a la circunferencia de las turbinas. Bajo ellas grandes cantidades de agua pasan y debido a la fuerte presión que hay debajo, por seguridad esta prohibido pisarlas. Cada una de ellas esta numerada con el nombre correspondiente a la unidad de la que es parte.

Finalmente llegamos al climax del recorrido. El rotor en plena acción. Con sus 1.670 toneladas parece imposible la velocidad con la que gira. Pero es lo que sucede cuando la fuerza del hombre y la naturaleza trabajan en conjunto.

Nos retiramos y ya salimos para visitar por último la presa. Un lugar especial ya que de un lado tenemos todo el río represado y del otro todo lo demás. Antes tenemos que pasar por túneles de caños y lugares interesantes como las cabinas de llamadas a prueba de sonido, debido al zumbido que existe en el edificio, en caso de que deseemos hacer una llamada las cabinas son a prueba de sonido y cuentan con una campanillas afuera también para alcanzar a ser escuchada. Existe una cabina en cada unidad ya que las grandes distancias y fuerte ruido hace imposible alcanzar una cabina si uno se encuentra en otra unidad.

De un lado el embalse, como se llama al río represado, y del otro la hidroeléctrica.

Existen varias actividades que se hacen aprovechando la tranquilidad de las aguas del embalse, entre ellas esta la de recorrerlo a bordo de un barco y así ver el atardecer.

De regreso ya despidiendonos del lugar aprovechamos para haber uso de un simulador de vuelo, lo que sirve para «ver desde arriba» la represa.

El eslogan reza «Integración que genera energía y desarrollo». Una visita sin desperdicios y recomendada a cualquier persona que tenga la oportunidad de hacerla. Uno de los muchos tesoros gratuitos de esta ciudad. Cuando en muchas ciudades nos cobran una importante suma de dinero por entrar a una iglesia o por mirar desde alguna torre, aquí no solo visitamos una de las maravillas del mundo sino que también tenemos la oportunidad de entrar literalmente, hasta lo más profundo, y todo ellos acompañada de guías más que calificados, de manera gratuita. Paraguay y sus regalos.

A modo de resumen y con fotos de menor calidad tomadas un par de años atrás comparto un poco de lo que es la reserva natural Tati Yupi donde además de poder hacer senderismo, andar en bicicletas y caballos, tambien se puede disfrutar de la naturaleza y el muelle que se ubica sobre las calmas aguas del embalse. También unas imágenes que nos muestran la iluminación nocturna de la hidroeléctrica y otras en la que el vertedero había agua y en donde se puede entender mejor la definición de «salto de ski»

En la foto de arriba se puede ver también iluminado el edificio de producción que visitamos más arriba en el post. También podemos notar la diferencia entre el mirador del lado brasileño y el mirador del lado paraguayo.

Saltos del Monday

Llegamos así a los Saltos del Monday. Su nombre proviene también del guaraní y significa Agua que roba, debido a que cuando el agua sube por las lluvias, lleva todo lo que encuentran en sus costas. Con sus 40 metros de caída y 120 metros de anchura es uno de los ejemplos de que no siempre los lugares más bellos son conocidos pero que nos hacen sentir como que encontramos un tesoro cuando tenemos la oportunidad de visitarlos. Aquí reflexionamos un poco sobre porque lugares así no se dan a conocer. Aquí, por solo unos pocos dolares tenemos la oportunidad de disfrutar de un lugar más que espectacular. A solo poco más de 10 minutos de distancia de Ciudad del Este, empezamos a escuchar el sonido del agua y nos sorprende ver en medio de todo el espectacular chorro de agua roja que se ve ya desde la calle.

Recientemente renovadas las instalaciones, hoy los Saltos del Monday cuentan con una zona para realizar deportes en la copa de los arboles y otras actividades por el estilo.

Si estuviésemos en otra parte del globo les aseguro que tendrían que pagar mucho billetes y formar enormes filas para acceder a este lugar. Pero como dije, son de esas cosas en la vida que no tienen explicación.

En días de semana tiene asegurado la soledad y tranquilidad con el rugir de las aguas como música para los oídos. El mirador todavía continua en construcción y muy pronto se podrá disfrutar de la mejor de las vistas, la que se tiene desde la base. Un lugar sumamente extraordinario, se siente como estar dentro de alguna enciclopedia, todo parece demasiado bello para ser real pero aun así se siente tan auténtico que no parece turístico. Se nos va el aliento y se ahogan las palabras en el rugido de las aguas.

Los Saltos del Monday lastimosamente son opacados por las Cataratas de Iguazu que se encuentran a pocos Km en Argentina y Brasil. Muchos consideran este más bello. Más pequeño por su puesto, pero la posibilidad de disfrutarlo en su estado aun salvaje da ese toque de explorador a la experiencia. También, por su cercanía a la ciudad y el bajo costo de su entrada hace que pasar el día aquí una vez a la semana o leer un libro o inclusive venir a tomar un delicioso tereré a la salida del trabajo sea una posibilidad absolutamente real.

La fuerza del agua cayendo 40 metros, los colores, el verde de los arboles y el «ruido silencioso» hace que mirar directamente un punto en el agua sea hipnótico. La soledad hace que saborear este lugar sea como bañarlo en oro.

La soledad, algo imposible en los lugares más famosos y sin embargo es el factor más importante en un lugar como este. Es formar parte real de una postal, de esas postales tomadas en momentos imposibles, con las que fantaseamos y las culpables de decepcionarnos cuando nos encontramos en el mismo lugar pero en el safari de vendedores ambulantes, gente, carritos, autos, motos y todo lo que uno pueda imaginar. Soledad es observar todo sin el ruido y la contaminación que genera la gente. Sí, la gente. Gente, turistas, niños, ropas, color artificial de las ropas, humanos. Si vistamos un edificio o el bosque nada afecta más la experiencia que los humanos. Hay veces que la gente forma parte de lo que queremos ver, buscamos algún lugar y nos quedamos quietos mientras todo se mueve a nuestro alrededor. Pero el 99% de las veces nada supera a disfrutar de un lugar en la soledad. Pueden experimentar, madruguen y visiten a tempranas horas cualquier sitio que les parezca bello, y vean la magia de ver como una sinfonía que del completo silencio poco a poco va aumentando el movimiento y sonido hasta que llega el clímax en el horario pico de actividad. Los lugares son como la música, no es lo mismo empezar en el coro que si del total silencio empezamos por el inicio.

La estructura que se ve al final de la pasarela corresponde al futuro ascensor.

Una especie de melena blanca y ruidosa se ve enmarcada por los Bosques Atlánticos del Alto Paraná. Algo hay en su inmensidad, una mezcla de admiración y miedo. Nos sentimos envueltos en la naturaleza y espectadores de la vida misma que esta sucediendo ante nuestros ojos y que la sentimos en la piel cuando la emoción hace que se ericen los pelitos y una especie de nudo se nos forma en la garganta.

Si esto no es bello donde esta la belleza? LA SELVA GUARANI ES MARAVILLOSA! y a minutos de la ciudad. Que tesoro!

La nuevas instalaciones nos ofrecen un sector elegante con sillas para tomar un cafe o un helado con el bullicio de las aguas de música de fondo.

Para lo más aventureros se puede realizar rappel del otro lado del Salto. Esto previa reserva y otros trámites pero sin mucha información les dejo las fotos de una de las experiencias más extraordinarias que tuve la oportunidad de sentir. Las fotos son de cuando todavía no tenía la cámara que tengo ahora por ello la calidad es diferente y lastimosamente la foto de la vista desde abajo es con mi marido pero da una idea de lo que se podrá ver una vez terminadas las obras. Así tambien les comento que tenemos un proyecto de fotos donde la idea es contagiar al mundo de amor. No solo amor a los viajes sino amor de pareja, amor de viajar acompañado y amor de compartir. En Facebook e instagram nos encuentran con el nombre de Fernwehlove, Fernweh es una palabra en alemán que se traduce como ese dolor que se siente cuando las ganas de viajar ya son demasiado fuertes, ese anhelo a lo desconocido, a viajar y descubrir lugares. Y love, es ingles para «amor».

En la foto de abajo si miran en la esquina superior a la izquierda se puede ver como continúan el rappel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust