Zurich – Lindt, la chocolatería.

Nuestra visita a Suiza empieza por Zurich. La ciudad más grande del país. Pero sabían que no es la capital? No, la capital es Berna. Zurich es igual la ciudad más famosa y donde se asientan casi un millón y medio del total de 8 millones de habitantes del país.

Zurich fue número uno, en dos ocasiones, de la lista de ciudades con mejor calidad de vida. Es el asiento de los bancos más importantes del mundo y no es difícil reconocer en las calles a la gente que viene a “mirar” sus millones.

Sin embargo nosotros iremos a conocer un lugar en las afueras del casco antiguo, para empezar el recorrido nos alejamos un poco y vamos a zonas más tranquilas de la ciudad.

Una hermosa zona

Nuestra visita es a la fábrica de chocolates de la famosísima Lindt. Esta se encuentra frente al enorme lago Zurichsee, el cual estaba siendo disfrutados por miles de personas debido a las altas temperaturas cuando visitmos el lugar. Pudimos ver lugares donde se abonaba la entrada y contaba con arenas para darnos sensación de playa, y otras más tranquillas con árboles y verde pasto para disfrutar del paisaje. Una zona HERMOSA.

Nos guía el olor a chocolate

La fábrica nos recibe con un INTENSO olor a chocolate. Se huele apenas nos acercamos y de allí es fácil llegar a la tienda Lindt Factory Outlet. Esto significa que aquí encontraremos chocolates a un precio más bajo. También hay chocolates de edición limitada o sabores únicos que se realizaron en pequeñas cantidades. Kits y canastas únicas de regalo. Y por supuesto, abundantes muestras gratis.

Se acuerdan que hablamos de los chocolates belgas? Suiza es el otro gran “representante” chocolatero del mundo. En esta fábrica no se puede hacer tours pero hay otras fábricas en el país que sí nos permiten ver la gente con las manos en el chocolate.

Las fábricas más grandes y famosas? Nestlé, Frey, Suchard, Cailler, y por supuesto Lindt & Sprüngli.

La historia de Lindt empieza con Rodolf Sprüngli y su fábrica en 1845. La confitería Sprüngli está en la Bahnhofstrasse junto con otras exquisitas marcas. Los chocolates en Zurich están lejos de ser golosinas o baratos souvenirs para atiborrarse en pocos minutos. Sin embargo, son más industriales que los elegantes belgas y pueden encontrarse barras por precios muy muy bajos.

Según las estadísticas, cada suizo consumo cerca de 10 kilos de chocolate por año.

Lo que sí se puede hacer es un curso de chocolate. Es decir, un curso dirigido por los maestros chocolateros, abierto a todo público. Previa reserva por supuesto, y con el detalle, de que son en alemán (salvo excepciones). Pero es bueno tener la información en caso de que alguien esté interesado.

En la tienda, muy moderna, encontramos un sitio donde una maquina nos toma una foto y nos la envía a nuestro email. No encontré información especifica pero esta tienda fue recientemente renovada. Se nota desde la entrada que todo es muy nuevo y moderno.

La historia de la chocolatería

Tenemos que aclarar que en la historia de Lindt & Sprüngli existen dos personas llamadas Rodolf. Es decir Rodolf Sprüngli y Rodolphe Lindt. Sprüngli era hijo del dueño de la confitería que mencionamos que se encuentra en Banohftrasse. Su padre trabaja con estos productos y el decidió abrir su propia fabrica.

Lindt en cambio era hijo de un farmacéutico en Berna. Lindt se hizo particularmente famoso por crear una tecnica que le permitía hacer un chocolate superior al de sus competidores. Tenia la particularidad de derretirse excepcionalmente, blando y eliminaba en el proceso olores no deseados, lo que permitía mucho más libertad de trabajo con el dulce elemento. El proceso se llama conchage y consiste en, en resumen, agitar el chocolate por varias varias varias horas.

Sprüngli empezó a trabajar con el chocolate en barra. No fueron los primeros en el mundo pero sí los primeros de esta zona y debido a su elegante conocido estilo, rápidamente aceptado. Debido al éxito nace la idea de la fábrica, que en principio fueron varias pequeñas, hasta que en 1889 se unió al ya reconocido chocolatero Lindt de Berna, compró su secreto y su empresa, y se abrió la fabrica Lindt & Sprünlgi que visitamos hoy.

Más tarde, aparentemente por problemas internos Lindt se separó de la empresa y abrió su propia en Berna, pero por problemas contractuales tuvieron que cerrarla y ese fue el final de ese capitulo de la historia.

Gran parte de la fama mundial del chocolate suizo se debe a esta fábrica. Fue la que más tuvo trabajo en materia de exportación. Sobrevivieron a la primera y segunda guerra mundial y también enfrentaron dificultades en cuanto a importación pues como saben, el cacao es un producto de climas cálidos. El cacao utilizado en esta fábrica no proviene de Suiza. Así también, como les contamos, el chocolate belga también.

Sin embargo, esta es una de las pocas compañías en el mundo que sí se encarga de todo el proceso, es decir, son chocolateros, procesan los granos de cacao y los convierten en chocolate. Es el concepto que hablamos de Bean to Bar.

Lindt & Sprüngli continuaron comprando empresas a medida que fueron creciendo y actualmente están entre las más grandes chocolateras del mundo.

Por supuesto esta no es la única fabrica Lindt & Sprüngli. Existen fabricas y tiendas outlet en muchos lugares. Alemania, Francia, Italia, Austria y Estados Unidos.

Así volvemos a tomar el tren pero esta vez con destino al centro de la ciudad.

Les esperamos el próximo lunes con más Zurich! No se olviden de subscribir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook IconMeinewanderlust