Praga (Parte 2) El Castillo de Praga

Dedicaremos una entrada completa al Castillo de Praga. Esta es la entrada principal. Al fondo podemos ver la punta de la iglesia gótica de San Vito. El castillo nos muestra distintas etapas de la historia y hoy las recorremos en su totalidad, bueno, las partes habilitadas.

Empezamos donde dejamos en la Parte 1. Subiendo la rampa que nos lleva hasta la entrada del castillo. La entrada se ubica a la derecha y a la izquierda tenemos la ciudad. Esta parte de la ciudad recorreremos en la tercera parte de este conjunto de post de Praga.

Ya en la subida nos encontramos por primera vez con los Trdlo, los cuales encontraremos en más ocasiones de ahora en adelante. Consisten en cilindros hechos con una masa de harina bañados en azúcar con canela.

Ya desde aquí podemos apreciar la vista de lo que muchos llaman La Ciudad de las Cien Torres. El naranja de los techos llama la atención y esta imagen la observaremos en todo el recorrido ya que desde distintos puntos del castillo podemos asomarnos a ventanas y balcones para observar los tejados de Praga en todo su esplendor.

Aqui podemos sentirnos en el centro turistico sin lugar a dudas. Los grupos de excursiones y los guías, los vendedores ambulantes y todo lo demás ponen el color a todo este paseo.

Entramos y antes de cruzar el portal echamos una mirada atras. A la reja de entrada y los edificios detrás. Asi también podemos ubicarnos mentalmente mejor. Esa calle nos lleva a la parte de la ciudad que como mencioné visitaremos en la siguiente entrega.

Una vez dentro, llama mi atención la especie de jaula que se ve a lado de la fuente. La fuente es la Fuente de Khol y está hecha de arenisca. El pozo a su lado no tiene nada de especial. Se cree que fue construido en el siglo XVIII y la reja que lo cubre es de estilo renacentista.

Frente a la Iglesia de San Vito tenemos que adquirir los tickets. Estuvimos de visita en temporada baja y aun así había una larga fila para comprarlos. Una vez dentro hay que decidir que tipo de recorrido se desea hacer ya que hay distintos precios dependiendo de la porción del castillo que se busque abarcar. Esto tiene también que ver con el hecho de que estamos visitando lo que mencionan en el libro de récord Guinness como el Castillo Antiguo Mas Grande del Mundo. Este se encuentra compuesto de distintos edificios que conforman el mencionado Castillo de Praga.

Visitamos primero la catedral de San Vito. Impactantemente gigante, empezó su construcción en 1344 pero se abrió al público recién en el siglo XIX.

El acceso es gratuito en el salon central pero si queremos recorrer los corredores debemos comprar el ticket que incluye este recorrido.

Los vitrales son de otro planeta. Bellísimos. Solo por verlos de cerca vale la pena la visita. Teniendo en cuenta lo complicada y larga de la construcción de esta iglesia, si interesa, se puede pasar todo un día mirando con detenimiento todos los detalles y como corresponden a distintas épocas y tiempos de Praga, ya que transcurrieron muchos hechos política y culturalmente importantes en el proceso de terminación de la iglesia.

Aquí ademas descansan los restos de obispos, arzobispos y reyes.

Aqui, la tumba de San Juan Nepomuceno realizada en plata por renombrados artesanos de la orfebreria. Es aquí donde descansan también los restos mortales de 14 obispos de Praga.

Pasamos al costado derecho de la iglesia de San Vito y llegamos a la zona del palacio propiamente dicho. El edificio amarillo que vemos corresponde al viejo palacio. En el mapa que nos entregan nos muestran que la parte nueva se encuentra cerrada al público. Creo que esto se debe a que son la actual residencia del Presidente de Republica Checa. La parte nueva se encuentra en la sección de la entrada del castillo. Esta sección, que se encuentra en la parte posterior de la iglesia de San Vito, que como mencione corresponde al castillo viejo, es lo que podemos recorrer.

No olvidemos que nos encontramos en medio de cuatro palacios y cuatro iglesias sin mencionar las distintas residencias y jardines. No es poco lo que queda para ver.

El castillo muestra lo que se utilizaba como castillo en 1400. El salón de baile y las distintas salas de reuniones. Este castillo fue ocupado en un sinnúmero de veces por distintos personajes de la historia. Uno de los más recordados fue el oficial Nazi Reinhard Heydrich, que utilizo el castillo como residencia durante las ocupaciones de la Segunda Guerra Mundial. Creo que olvidé mencionar que la joyas de la corona se encuentran protegidas en la Iglesia de San Vito, y se encuentran entre las más antiguas del mundo. Cuenta la leyenda que los usurpadores que osasen colocar la corona en sus cabezas estaban condenados a morir dentro del año del incidente. Imaginen lo que sucedió con Heydrich. Atacado y muerto a causa de las heridas del ataque. Se cree que cayó en la tentación de «probarse» la corona y son estas historias las que mantienen viva la leyenda.

Esta es otra de la celebres atracciones. Dentro del castillo se encuentra la UNICA calle techada para caballos. Estos escalones fueron preparados para que los caballos pudiesen llegar hasta dentro mismo del castillo.

Salimos en lo que sería la parte de atrás de la iglesia de San Vito que utilizamos como referencia. El edificio que vemos corresponde a la Basílica de San Jorge y es la más antigua de la zona iniciando su construcción en 920, fue reconstruida luego de ser gravemente afectada por un incendio y hoy es también utilizada como sala de conciertos.

Por la calle lateral nos dirigimos a uno de los puntos más esperados de esta visita al castillo y es El Callejón de Oro. Entramos por un portón y a la derecha nos encontramos con una calle llena de pequeñas tiendas de artesanos. Esta calle en la antigüedad estaba llena de artesanos y hoy se convierte en uno de los lugares más especiales a visitar. Aquí no solo encontramos artesanías de todo tipo, sino que también podemos ver pequeños museos o exhibiciones que nos muestran muebles o artefactos que se utilizaron en distintas épocas en el lugar.

Ya casi terminando el recorrido llegamos a la Torre Daliborka que se utilizaban como prisión y que cuenta también una leyenda que un prisionero aprendió a tocar el violín y tocaba triste músicas todo el día. La gente de la ciudad lo oía y empezaron a acercarse con alimentos y bebidas para darle animo. Los encargados de la seguridad preocupados decidieron matarlo para concluir con la simpatía que el prisionero generaba. El nombre del prisionera era Dalibor y de allí toma el nombre esta torre.

Ya bajando nos encontramos con otra sesión de fotos, en este caso un matrimonio, con venta de Trdlo y hasta un museo del juguete.

Nos deleitamos con los jardines del palacio en nuestro recorrido de vuelta a el punto de partida.

Aquí donde empezamos será el punto de partida para el siguiente post. Y no, no es el último, es el penúltimo, así que gracias por acompañar este recorrido y les esperamos la semana que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust