Roma (Parte 4) Monumento a Victor Manuel II y Trastevere, el barrio más pintoresco de Roma

Ingresamos a la 4ta y ultima parte de esta serie de post sobre Roma. Este post lo había escrito hace varios meses pero por problemas técnicos el post se perdió y hoy lo estoy escribiendo de nuevo.

Para empezar nuestro recorrido nos vamos a uno de los puntos que, como amante de gatos, no podia dejar pasar. Es el Largo di Torre Argentina.

Este lugar, llamado comúnmente Santuario de Gatos, se encuentra en MEDIO de la ciudad. Me sorprende mucho el hecho de que todo este pedazo de historia este siempre tan «accesible» en Roma. Cientos de miles de autos pasando al lado da la impresión de que es menos valioso de lo que en realidad es. Pero basta de detalles, les explico en que consiste este lugar.

Aqui se encuentran las ruinas de 4 templos antiguos y un teatro. Pero lo mas asombroso es que en uno de ellos, hace 2.059 años atrás, un 14 de marzo, asesinaron a Julio Cesar. Asi es, recientemente, alrededor del año 2012, confirmaron que es en este lugar donde se produjo el asesinato. En el teatro de Pompeyo, en la Curia específicamente, había acudido a una reunion con el senado. Debido a tensiones por su reciente nombramiento como dictador perpetuo, recibió 23 puñaladas y perdió así la vida uno de los hombres mas importantes de la historia.

Hoy, este lugar es el hogar de cientos de gatos callejeros que encuentran aquí un refugio. El equipo de rescate se encarga también de castrar miles de gatos en Roma y recibe donaciones por las visitas y el recorrido guiado que hace del lugar.

Por tierno que parezca la verdad es que la existencia de gatos en este lugar ya ha generado su dosis de polémica. Muchos creen que es inapropiado no respetar lo sagrado de las ruinas antiguas de los templos que aquí se encuentran. Otros creen que es mayor la cantidad de turistas que se acercan para ver gatos que para apreciar las ruinas y que esto conlleva a que alguien se ocupe del gran problema que son la superpoblación de gatos en Roma.

Los gatos que se ven pueden ser adoptados y hay carteles que nos indican que no debemos alimentarlos, ya que luego ellos quieren seguir al turista y por estar cerca a una transitada calle muchos mueren atropellados en el intento.

Bueno, salimos de aqui y nos dirigimos a otro de los grande y polémicos lugares de Roma. Pero antes queria compartir que hay muchas mas ruinas en Roma. Estas se encuentran prácticamente abandonadas y nadie las visita. Nos las encontramos en el camino a visitar alguna otra atracción turística.

Comprendo que existen ruinas en exceso en Roma. Entiendo que hay muchas que atraen millones de turistas y que generan millones en ganancias. Pero creo que todas merecen cuidado y respeto. Todas son un pedazo de historia y todas forman parte de Roma y del mundo. Roma, espero encontrarte mejor en cada visita. Lo digo de corazón.

Bueno, llegamos al famosísimo y polemico Monumento a Victor Manuel II. Diseñado de Giuseppe Sacconi e inaugurado en 1911.

Para empezar, a las cosas por su nombre. Cuando digo esto me refiero a que vamos a aclarar el nombre.

El edificio se hizo con motivo de celebración de la unificación italiana y fue Victor Manuel II el primer rey de la Italia unificada.

El nombre de este sitio es Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II o resumidamente siempre se refieren a el como Monumento a Vittorio Emanuele II peroooo, tambien se llama Altare della Patria y tambien se llama Il Vittoriano. No crean que solo nos quedamos con estas 4 versiones. Debido a las controversias es llamado despectivamente también de Zuppa Inglese (postre italiano), Torta de Bodas, la Maquina de Escribir y mi preferido, la Dentadura Postiza de Roma.

Porque tanto odio a este monumento se preguntaran. La verdad es que para nosotros simples visitantes nos encandila el blanco del mármol y lo imponente de su inmensa estructura, pero la verdad es que para los romanos y los mas entendidos, este edificio que se inauguró en 1911 (novísimo para lo antiguo de las estructuras romanas) es una afrenta al patrimonio arquitectónico de la ciudad. Esta ubicado en la Colina Capitolina junto a los clásicos Coliseo y Foro Romano.

No es tanto el estilo escogido, ni tampoco la ubicación, sino es la suma de estos dos elementos mas el hecho de que para hacer lugar para construirlo tuvieron que demoler iglesias medievales y otros edificios antiguos.

Estas fotos son tomadas mientras cruzamos la calle para llegar al museo que se encuentra dentro del monumento. Es para hacer un mapa mental de la ubicación del edificio.

Afuera encontramos la llama incandescente y tumba del Soldado Desconocido. Dentro tenemos el Museo del Resurgimiento. Absolutamente gratuito pero también prácticamente vacío pues visitando Roma, por primera vez y con tanto para ver, el Museo del Resurgimiento suele quedar en la lista de «para la próxima».

La parte mas especial del museo es el Sagrario de Banderas, en italiano, Sacrario delle Bandiere. Aquí encontramos banderas que datan del siglo 19. Y fijense la BELLEZA del piso y la delicadeza y respeto con el que están expuestas las banderas. (foto de abajo)

Olvide mencionar que por el otro costado encontramos el acceso al ascensor que nos lleva al mirador. Yo les juro, esta es la vista mas bella que van a tener de la ciudad. El acceso es pago, pero no pueden perderse. Es mi lugar preferido y cuando vuelva pueden estar seguros que estaré abonando mi ticket de accesos para ver el atardecer desde aquí.

Lei por ahi que los romanos aceptan la belleza del mirador y lo justifican con que es la «única manera de no ver el espanto del monumento: estando arriba en él».

Desde aqui podemos ver las cúpulas, el coliseo, la gente, el hermoso color naranja característico de la arquitectura de la ciudad. Si visitamos este mirador en nuestros últimos días de recorrido, podemos hacer una recapitulación mental de nuestros paseos.

Voy a dejar que disfruten de la vista…

Me gusta tanto este lugar que prefiero no hablar porque me voy en palabras y ninguna es justa con la belleza. Aquí arriba no hay asientos y creo que es una estrategia para evitar que la gente se quede infinitamente en este lugar. Es que con esta vista es toda una tentación.

El mirador es 360, y de afuera no aparenta ser tan alto pero tiene la ubicación y la altura ideal (81 metros). El ascensor fue inaugurado en el 2007, así que es bastante nuevo, pero lo que quiero mencionar y destacar es las lentes telescópicas que están allí que ademas son GRATIS!! (creo que es la primera vez que encuentro uno de estos visores sin la ranura para monedas). No sé quien las fabrica y mucho menos quien invirtió en ellas pero les envío mis más sinceros agradecimientos y felicitaciones a los responsables. La calidad de la imagen es INCREIBLE! se pueden leer carteles de los menús de restaurantes y verificar así donde haremos nuestra siguiente parada gastronómica. La verdad es que visitar este lugar es una de las mejores experiencias que se puede tener en Roma y les aseguro que será dinero bien gastado.

Bajamos de todo esto y continuamos el recorrido. Caminamos en dirección a la Boca de la Verdad. En el camino nos encontramos con más edificios históricos y símbolos y detalles que quiero destacar pero los cuales no voy a desglosar para no excederme en este post.

Para llegar tenemos que cruzar esta isla. Se llama Isla Tiberina y encierra tantas historias como leyendas. Se habla de hospitales, barcazas y cadáveres. Yo creo que todo eso queda en el olvido ante tanta belleza.

Tal vez es la mezcla de los colores, la ausencia excesiva de gente o la posibilidad de oír y mirar hipnotizados el agua correr y transportarnos a una soledad absoluta en otro tiempo pero en el mismo lugar.

Cruzamos la isla y (en la foto de abajo) el edificio que vemos a la derecha, el mas oscuro, ese es el lugar donde encontramos la famosa Boca de la Verdad. Pero antes, pasamos por algunas ruinas, entre ellas, la Cloaca Maxima y el Templo de Hercules Victor.

Este de abajo es el Templo de Hercules Victor. Este era el foro Boario y un mercado de aimales. Es el edificio de mármol más antiguo de Roma. Data del 120 a.C. y pasa desapercibido antes la famosísima Bocca della Veritá. Justo? no tanto, pero qué es justo en estos tiempos.

Uno de los templos dedicados a Santa Maria la Egipcia, también llamado Templo di Portuno en el Foro Boario en Roma frente a la Bocca della Verita. Las fotos de abajo fueron tomadas en otra visita con un celular.

IMG-20170806-WA0027

IMG-20170806-WA0025

La fila que vemos corresponde a la gente que espera su turno para tomarse la foto con la mano dentro de la Boca de la Verdad. La «boca» se encuentra colgada en una de las paredes del corredor exterior de la Iglesia de Santa María in Cosmedín.

La Boca de la Verdad es un plato de mármol del que todavía no fue develada su utilidad originaria. Algunos dicen que era la tapa de una cloaca y otros dicen que el diablo vivía detrás de él. De lo que todos si están seguros es que su popularidad data de cientos de años atrás. Se cree que era utilizado para probar la fidelidad de las esposas a sus maridos. Al meter la mano uno debía jurar y si era mentira la boca comía la mano y se probaba la verdad.

Hoy forma parte de los hitos turísticos de la ciudad y no hay nadie que no caiga en la tentación de tomarse una foto metiendo la mano en la Boca de la Verdad. Aquí no se cobra entrada pero se insta a aportar un voluntario donativo. Además, los carteles nos aclaran que las reglas dicen UNA FOTO POR PERSONA. La idea es que no se espere demasiado en la fila y que así todos se animen a esperar.

Al tomar la foto el camino a la salida nos lleva dentro de la iglesia y termina en la tienda de souvenir. Una preciosa iglesia con mucho valor histórico. Data del siglo 8 y su torre exterior es la medieval más antigua en la ciudad de Roma.

En la tienda de souvenir podemos ver fotos de famosos que no se resistieron a meter la mano en la boca. En este caso: Brigitte Bardot.

Antes de llegar a nuestro ultimo punto turístico hacemos una rápida visita por el mercado de pulgas. Una interesante actividad dominguera para todo aquel que disfrute de los mercados de pulgas. Pero debo advertir que la mayoría de los puestos son de artículos nuevos provenientes de china. Globalización eh?

Caminamos finalmente en dirección al popular y pintoresco barrio Trastevere. Su nombre proviene del latin y hace alusión a su situación geográfica: Tras el Tiber.

Este es el barrio que enamora a todos los turistas. Es el barrio que aparece como la Roma que todos quieren ver. Aquella con edificios despintados, ventanas de madera y restaurantes con manteles a cuadros.

A pesar de que las arterias principales son casi intransitables por la cantidad de gente que hay, ademas de vendedores ambulantes y carteles en diferentes idiomas. El barrio nos permite «perdernos» en cualquier callejón y encontrarnos con pasillos que parecen fotografías tridimensionales sacadas de alguna película o libro de historia.

Cuando cae la noche predomina el idioma ingles. Esto se debe a las dos universidades estadounidenses que se encuentran aquí y también por la cantidad de turistas jóvenes y adultos que acuden a los pubs y restaurantes que abundan en la zona.

Les dejo pasear virtualmente por Trastevere.

En Roma encontramos bebederos por toda la ciudad. Tienen esta forma y dan agua potable y fresca en todo momento. Es como oro liquido cuando se recorren las calles y el calor y el cansancio no dejan de agobiar.

Aquí, frente al Ponte Sisto, sentada en escalones de la Piazza Trilussa puedo finalmente entender el Dolce Far Niente, la frase italiana que expresa el disfrute de hacer nada. Literalmente, la dulzura de hacer nada.

El cielo azul, el color de las paredes, el contraste con el verde de los arboles y el colorido de las personas. El sonido del italiano en cada esquina y el vino y la pizza danzando en la boca. Que lindo es estar, sentarse, mirar, escuchar, tocar y gustar. Hacer nada es usar los sentidos, es disfrutar de lo simple, lo que esta ahi y que en la rapidez de la vida nos pasa desapercibido. Es poder disfrutar de todo y ser consientes de ello. Creo que todo tiene su belleza y nada es perfecto, pero agradezco a Roma por enseñarme a ver mas allá de sus imperfecciones y por sobre todo, por explicarme el Dolce far niente.

Antes de terminar, no recuerdo si tome fotografías, pero es así como se ven las pizzas romanas. Aclaro que son romanas porque existen variedades de estilos de pizza a lo largo de Italia. Esta es la romana. Normalmente se dobla a la mitad y se como como una especie de sandwich. Es la pizza mas rica del universo y les aseguro que pruebo pizzas en todas partes y en cualquier lugar. Y me gustan todas. Pero las pizzas en Roma, TODAS, son absolutamente deliciosas. Esta simpleza es más deliciosa que cualquier compleja pizza que hayan probado. La salsa y la masa son de otro planeta. Bueno, la verdad que por suerte están más cerca, en este universo, específicamente en Roma.

Salimos de Trastevere. Terminamos nuestro viaje. Pasamos por el monumento una ultima vez y vemos la escalinata que nos lleva a la loba, se acuerdan? que fuimos de noche? bueno, así se ve de día.

Abajo podemos ubicarla en nuestro mapa mental. Detrás del Monumento a Victor Manuel II.

La foto de abajo es una de mis preferidas. Es tan romana. El monumento de mármol, la polémica romana, una cúpula en el fondo, los arboles…

Pasamos enfrente con el bus y nos depedimos…

Una ultima mirada al Barberini. Miramos el palacio desde abajo…

Y nos despedimos, pero volveremos! Les espero el lunes que viene con una ciudad y país nuevo! No se pierdan! y no se olviden de compartir y comentar. Hasta el Lunes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust