Roma (Parte 2) El Vaticano, de día y de noche, por dentro y por fuera

El museo del Vaticano es el museo que te va a dejar con la boca abierta desde que empieza el recorrido hasta que termina. Además, nos explica el porqué de su existencia y nos ayuda a comprender mejor de que se trata todo esto.

Aquí también vamos a ver al Papa en vivo, porque esta visita a Roma la hicimos con motivo de una audiencia que otorgaba el Papa Francisco con motivo de la celebración de los 100 años de Schoenstatt. (Para saber lo que es Schoenstatt pueden visitar el post aquí) y por ultimo visitamos la Basílica de San Pedro donde se puede ver la famosa escultura de Miguel Angel: La Piedad.

Normalmente el recorrido se hace de día pero en ciertas épocas, con reserva previa de las entradas, se puede realizar el recorrido nocturno del Museo del Vaticano. Recomiendo con todo mi corazón realizar este recorrido. Primero: nos permite disponer del día para otras actividades, pero el motivo más importante es que la cantidad de personas visitando se reduce en un 50% sin mencionar la inexistencia de colas para entrar y la ausencia de grandes grupos de excursionistas.

Por este motivos fuimos al Vaticano a la noche. Salimos del hotel y tuvimos nuestro primer encuentro con Roma nocturna. Bellisisima! con las calles prácticamente vacías, con las luces amarillas y su reflejo en las piedras de la calle.

Esa «M» nos indica la entrada al Metro.

Aquí volvemos a tener encuentro con la Roma precaria. Esa que no aparece en las postales pero que es tan parte de la ciudad como es el Coliseo.

La estación de metro empapelada en cultura pero sucia y prácticamente abandonada, con olores desagradables y extremadamente pequeña. Solo cuenta con 3 lineas.

La foto de abajo tiene baja calidad por lo oscuro de la estación. Una sorpresa para mí ver el estado del metro en una ciudad de la importancia de Roma. Para que tengan una idea, existe una clasificación de las grandes ciudades creada por la Universidad de Loughborough basada en características importantes como ser aeropuertos, ambiente cultural, sistema de transporte, medios de comunicación, etc. En orden de importancia las ciudades son Ciudades Alfa o Globales, Ciudades Betas y Ciudades Gamma. Roma es una ciudad gamma y no deja de sorprenderme que con toda la importancia histórica y como uno de los puntos turísticos más visitados del globo la ciudad se encuentre en el estado en que se encuentra.

Llegamos al Vaticano y nos encontramos con una de las curiosidades más sorprendentes de Roma. Roma tiene un estado dentro de su propio estado, por ello en muchas ocasiones es llamada de «La Capital de Dos Estados». El Vaticano es un estado independiente, tan independiente que hasta cuenta con el juego de monedas de Euro que cambia con cada cambio de Papa. Por lo pequeño del estado, la mayor parte de estas monedas van a parar al mercado de coleccionistas. Creo que ya mencioné pero el Euro, las monedas, son iguales todas de un lado, pero del otro lado cada país tiene un símbolo distinto, así que al tener una moneda de euro podemos saber a que país corresponde.

Aquí también vemos el estado de los tranvías los cuales son tan pequeños por dentro que las rodillas de los pasajeros se tocan entre sí.

A pesar ser casi las 10pm habían puestos de venta de souvenir y muchos turistas deambulando por las calles. Desde aquí ya vemos la cúpula de la Basílica de San Pedro.

Este es el color que tiene la ciudad. Amarillento. Le da un aspecto cálido a las paredes blancas y el reflejo en las piedras hace que parezca que están laminadas en oro.

La Plaza de San Pedro esta rodeada de columnas. Por equivocación nos dirigimos a esta entrada antes de ir a la real entrada del Museo del Vaticano.

La Basílica es tanto grande como bella. Interesante visitarla primero de noche ya que de día la cantidad de gente que esta allí hace que tenga un aspecto completamente diferente. Roma es una ciudad que se la debe recorrer de día y de noche. Soy una fanática de la iluminación nocturna pero en el caso de Roma el efecto es aun más especial porque la superpoblación diurna y la tranquilidad nocturna le dan un toque especial a la visita.

La cúpula fue utilizada como inspiración para muchos edificios. Vimos que en Praga en este post una de las iglesias reproduce a su manera la cúpula. La palabra cúpula proviene del italiano pero también domo es correcta para referirse a esta parte de un edificio.

Esta cúpula fue diseñada por Miguel Angel y uno puede subir hasta lo más alto. Todo esto profundizaremos más adelante.

La estatua de San Pedro a un lado y la de San Pablo al otro presiden la fachada de la Basílica. Cada una es obra de diferente escultor. Arriba en el centro está Cristo Redentor, Juan el Bautista a su derecha y 11 apóstoles ya que San Pedro se encuentra abajo.

Al llegar a esta entrada nos informan que la entrada para el museo esta desde el punto donde llegamos pero a la derecha, nosotros fuimos a la izquierda.

Vemos el cartel y seguimos el enorme murallón. Toda esta edificación tendrá mas sentido cuando la veamos desde arriba. Por ahora no se preocupen de eso.

Aquí nos volvemos a encontrar con «Invader» y si quieren saber quien es Invander pueden visitar este post de Estrasburgo y también en el post anterior encontramos otra de sus obras.

Aquí me tienen que ir perdonando la calidad de las fotos. Por la poca luz la cámara nos ofrece limitada calidad pero espero que igual disfruten del recorrido. Llegamos al Museo, aquí nos entregan un mapa que nos ofrece la posibilidad de hacer dos recorridos, uno corto y uno largo, ambos terminando en la Capilla Sixtina. Por razones obvias elegimos el largo.

No me canso de repetir que el placer de recorrer este museo prácticamente sola es uno de los mayores regalos que me dieron este año.

El origen del museo se da en 1503 cuando es elegido el Papa Julio II y este expone las esculturas que formaban parte de su colección personal a disposición de la cultura y del público. Así, con el paso del tiempo se fueron sumando más y más obras que conforman el museo que conocemos hoy. Este museo es absolutamente sorprendente. No hay un solo pedazo de cielo o de pared que no sorprenda. Creo que uno puede pasarse la vida recorriendo y aun así no lograría apreciar todos los detalles.

Mi mayor enamoramiento fue con los techos y pisos.

El museo esta compuesto por distintos recintos con temáticas diferentes.

Por favor miren lo que son estos techos!

No olvido que un profesor en la facultad de derecho había mencionado que cuando algún presidente o personaje destacado va a visitar al Papa, lo hacen recorrer rápidamente por el museo, así este va sintiéndose más pequeño a medida que lo recorre y así al llegar al Papa se encuentra en absoluto estado de humildad.

Recorriendo los pasillos fui entendiendo que todo esto no es ostentación sino que es la manera que estas personas encontraron de agradecer a Dios, a través de sus dones, de lo que mejor saben hacer. Aquí hay esculturas, pinturas, tallados y todo lo que uno se pueda imaginar. Recorriendo los pasillos los pensamientos se hacen más claros y nuestro corazón empieza a apreciar la belleza desde otro ángulo.

En el Museo del Vaticano hay objetos obtenidos de excavaciones en Egipto, lapidas de antiguos cementerios hebraicos, tapices, mapas y muchísimo más.

Otro objeto interesante son estos micromosaicos.

Quiero destacar que todo esta impecablemente expuesto. El museo es impecable. Si tuviese que elegir mis museos preferidos de arte serian este y el Museo del Prado. La disposición y cuidado es impecable.

Para ir a la siguiente sección salimos por un pasillo externo y podemos ver uno de los jardines internos del edificio.

Les prometo que saldrán con los cuellos adoloridos de tanto mirar arriba.

Nos vamos acercando al final del recorrido y también las obras van cambiando de época. En absoluta concordancia también los salones y la manera de ser expuesto se vuelve más minimalista y sobria.

Los pisos cambian en cada habitación que entramos. Algunos mejor cuidados que otros como podemos ver en la foto de abajo.

Dalí, Van Gogh…

Este es el último pasillo que recorremos antes de llegar a la Capilla Sixtina.

Sobre la Capilla Sixtina se han escritos libros y enciclopedias, se estudia en universidades y en colegios. Cada figura representa una historia y la manera en la que están dispuestas también tiene relación con lo que quieren contar. Es un todo pero también tiene valor de manera individual al mismo tiempo. Es genialidad hecha pintura.

Dentro, las fotografías están prohibidas, y a pesar que muchos igual lo hacían decidí seguir las reglas y sentarme a disfrutar de este maravilloso techo. Es aquí donde se decide quien será el próximo Papa. También es aquí donde por regla se debe mantener la voz baja y constantemente se controla que el silencio sea lo que reine en el recinto.

La Capilla Sixtina es absolutamente espectacular, obra de Miguel Angel, aquí todavia se siguen desentrañando misterios como la última donde se cree que la capa de Dios en la imagen de la creación en realidad representa a un cerebro.

Merece la pena leer un poco antes de ir o alquilar el audioguía o acompañar la visita con un libro explicativo.

Salimos y seguimos recorriendo los abrumadores pasillos. Nuestros ojos y mente se encuentran ya un poco saturados. Aquí en las fotos no aparece ni el 10% de lo que se encuentra en el lugar.

Cartografía de America.

Llegamos al final donde empezamos también el recorrido. En todo este trayecto varios puestos de venta de libros y merchandising se encuentran estratégicamente ubicados. De excelentísima calidad, encontramos hasta pañuelos Hermes.

Ascedemos por la escalera mecánica pero bajamos por la espectacular escalera en espiral.

Solía ver fotos de esta escalera pero no lograba entender porque ni como estaba ubicada. Es una doble rampa en espiral. Si se fijan en la foto de abajo, hay dos posibles accesos a la rampa. Aquí van varias fotos para hacernos una idea.

La escalera es obra de Giuseppe Momo realizada en 1932 pero inaugurada como salida en el año 2000. Exactamente frente a la salida del museo tenemos la heladería donde encontraran uno de los helados más ricos de Roma.

A modo de información, cada ultimo domingo del mes la entrada al museo es gratuita así que tengan en cuenta ya que las filas pueden durar mucho más de 3 horas en días así.

Un ejemplo de como se venden las pizzas en Roma. Las cortan y pesan y luego te la entregan en la mano dobladas como un sandwich.

De regreso al hotel nos encontramos con dos «Stolpersteine». Es un proyecto memorial del Holocausto. Placas de bronce son colocadas en el lugar donde residían las víctimas del Holocausto. Principalmente se ven en Alemania pero encontramos algunas aquí en Roma. Las placas dicen «Aquí vivía -nombre-«Y luego las fechas de nacimiento, fecha de deportación y en caso que se conozca, la fecha de fallecimiento y lugar.

A la mañana del día siguiente vamos de nuevo al Vaticano un poquito después que amaneció. Es el día de la audiencia y tenemos una larga fila que formar.

El precioso el color del cielo y el color rosáceo de la luz del sol en el edificio.

Aquí se puede ver la diferencia de color entre el lugar donde toca el sol y donde no toca. Es casi mágico.

Llegamos a la fila y esperamos el tiempo necesario para dirigirnos al Aula Pablo VI o tambien llamada Sala Nervi.

Ya el sol le da de lleno a la cúpula y el color y tonalidad cambian por completo. Desde aquí se puede ver el lugar a donde subiremos después de la audiencia.

La sala tiene una capacidad dudosa, es decir algunos textos dicen 12mil y otros 7mil personas. Lo que nadie discute es sobre la espectacularidad de la escultura en el palco. Obra de Pericles Fazzini realizada en 1975 con el titulo de «Resurrezione» y detrás de la cortinas esta el órgano a viento.

Como me es imposible reproducir las palabras del Papa y como tampoco es el espíritu del blog, comparto con ustedes la galería de fotos de lo que fue esa experiencia.

Se podia ver hasta en los lugares más impensados la silueta de la Mater Peregrina.

Al terminar esta audiencia partimos a la ultima parte del recorrido de hoy. Visitamos el interior de la Basílica de San Pedro y luego subimos al mirador.

Estos personajes vestidos con este interesante uniforme son miembros de la Guardia Suiza. La Guardia Suiza es el cuerpo militar que se encarga de la seguridad del Vaticano. Cuenta con poco más de 100 soldados y su jefe y soberano es el Papa. Son suizos de nacionalidad y sus orígenes son más complejos de lo que uno imagina. Podríamos simplificar que se inicia todo a través de un pacto con suiza que con el paso del tiempo va tomando formalidad.

El uniforme no es casualidad, fue diseñado por Jules Repond entre 1910 y 1921 y fue inspirado en los frescos Rafael. El color de las plumas en su cabeza indica su rango y los colores de la tela representan la alegría de ser soldado donde el rojo representa la sangre derramada en defensa del papado.

El obelisco que se vio en otras fotos y que ahora que estamos en la puerta principal se ve casi en medio de la plaza de San Pedro es el lugar en donde fue crucificado San Pedro y que más tarde fue enterrado en la colina sobre la que se construyó la Basílica. Bueno, no fue crucificado aquí en la plaza sino en el Circo de Nerón. El Circo de Nerón fue el primer y mayor circo de Roma. Caligula había encargado traer este obelisco desde Egipto.

Dicen que el obelisco también funciona como reloj solar y que hay puntos en el piso que nos marcan la hora pero yo no los encontré, será para la próxima.

El obelisco con más 4000 años de historia, con 25 metros y 320 toneladas pasa desapercibido para muchos. Traído desde Egipto es conocido como el «testigo mudo» y fue justamente ubicado allí para recordar el martirio de San Pedro. En la punta antes tenía una bola dorada que se creía que contenía las cenizas de Julio Cesar. Mas tarde esa bola se cambio por una cruz y la bola dorada se traslado a un museo en Roma.

Aquí TODO es simbólico. Los corredores o columnatas son obra del artista Bernini, las columnas simbolizan unos brazos que nos invitan a pasar a la iglesia. Son 248 columnas de 16 metros cada una.

Antes de pasar quiero destacar que en Paris existe una replica exacta de esta plaza, se llama Plaza Concorde y cuentan hasta con la reproducción del obelisco.

Una vez que entramos a la Basílica no podemos dejar de maravillarnos. Es simplemente espectacular. No tengo palabras para describir.

La construcción de la Basílica inicia en 1506 y se tarda 172 años en terminar.

La Piedad obra de Miguel Angel se considera perfecta en mezcla de ternura y suavidad realizada con cincel en mármol. Es la unica obra firmada por el artista ya que cuando la entregó dudaron de su autoría, por ello con cincel en mano pasó a firmar la obra.

Mucho se habla de los pliegues, de la ternura y belleza del rostro de Maria, del brazo inerte de Jesus y del brazo lleno de vida de María. Yo puedo decir que algo de hipnótico tiene y a pesar de que el ruido de ambiente y el vidrio nos separan un poco de la obra, al concentrarnos todo se cierra por unos segundos y te encontrás de frente ante esta maravilla en absoluto silencio y tranquilidad.

La pared de vidrio antibalas existe porque en una ocasión un enfermo mental tomó un martillo y en cuestión de segundos dañó gravemente la obra. Fue detenido y enviado a un instituto. Pero el daño estaba hecho. Gracias al minucioso y profesional trabajo de restauradores hoy la escultura luce exactamente como la original pero se tomaron medidas y una pared de vidrio la protege.

No es esta la unica obra que hay en la Basílica. Aquí todos deambulan como si fuera un museo, teniendo esto en cuenta, existe una capilla custodiada por un guardia en donde las fotografías están prohibidas y se ingresa solo para rezar.

La Basílica de San Pedro no es la parroquia del Vaticano ni tampoco la sede oficial del Papa. Es una de las 4 Basílicas mayores de Roma pero se considera la iglesia más importante del cristianismo.

En este lugar descansan los restos mortales del Papa Juan Pablo II y una escultura con su imagen a la derecha.

Nos retiramos y pasamos a formar una de las muchas filas que se forman en ciudades grandes y turísticas como es Roma. Vamos a subir a la cúpula, al mirador panorámico de la Basílica de San Pedro.

Se puede comprar el ticket que nos lleva el primer tramo en ascensor y el segundo indefectiblemente hay que hacerlo a pie. Nosotros tomamos el ticket que hacia ambos tramos a pie. Son 136 metros de escalera lo que dan el titulo de «La cúpula más alta del mundo». Sin duda mis pulmones y piernas están de acuerdo con esa afirmación.

Aqui hacemos el descanso para continuar lo que parece una esquela infinita y que se va haciendo cada vez más angosta y empinada.

Desde aquí podemos ver las esculturas de los apóstoles.

Llegamos al punto en donde podemos ver el interior de la Basílica desde arriba. La inscripción en latín con letras de 2 metros de altura dice «Tu eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia. A ti te daré la llave del Reino de los Cielos»

Arriba en el traga luz dice «Para la gloria de San Pedro. Sixto V, Papa, año 1590».

Finalmente llegamos y es enserio que no recomiendo la subida para personas con claustrofobia o problemas de corazón. Finalmente la vista vale la pena y con el aire más fresco y puro nos recuperamos para descender.

En la foto de abajo se puede ver el Museo del Vaticano, ese edificio en forma rectangular. Y pueden conectar el techo verdoso de la foto de arriba a la izquierda con la de abajo a la derecha y así entender el recorrido que realizamos a la noche.

Bordeando la columnata se ve la fila de personas esperando para ingresar a la Basílica.

Y este edificio de forma muy particular es el Aula Pablo VI que visitamos para la audiencia. Arriba cuenta con 2.400 paneles fotovoltaicos cuya energía sirve para la iluminación y climatización del edificio y fue donación de una empresa alemana. Esta sala sirve como alternativa a la Plaza de San Pedro en caso de audiencias multitudinarias.

Al bajarnos pasamos por el correo del Vaticano, famoso por ser el más eficaz y confiable. Es tradición enviar una postal a algún ser querido y desde luego estar seguros que llegará a destino.

Con esta postal nos despedimos de esta parte del recorrido.

Perdón si fue largo el post pero no quiero extender Roma en más de 4 partes así que hay que juntar un poco de todo para hacer esto más llevadero.

Espero que nos encontremos la semana que viene! Hasta la próxima!

4 thoughts on “Roma (Parte 2) El Vaticano, de día y de noche, por dentro y por fuera

  • julio 17, 2018 en 5:39 pm
    Permalink

    Gracias por la información, y la emoción con la que escribes. Veremos el vaticano de noche.

    Responder
    • julio 30, 2018 en 6:04 pm
      Permalink

      Esa es una muy buena decisión. Que disfruten!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust