Strasbourg (Parte 1) La bellísima catedral de Estrasburgo

Etimologicamente el nombre proviene de Strateburgum que significa Ciudad de las Carreteras pero eso fue allá por el año 500, hoy Estrasburgo es la ciudad más importante de Francia después de París. Strasbourg en Frances es de esas ciudades que tienen todo, innumerables teatros y centros de estudios, ciudad universitaria, sede de los derechos humanos de europa y mucho más. Pero la conoceremos por parte y hoy empezamos en donde empecé yo, en su casco antiguo.

La región donde se encuentra Strasbourg es Alsacia, y ello se puede ver en las cartas de restaurantes y las tiendas de souvenirs, ya que Alsacia tiene tradiciones muy marcadas y características de la misma. La historia de Strasbourg data del año 12 A.C. a pesar que mucha gente cree que va aun más atrás. Hoy es la cuarta ciudad más importante de Francia y tiene el segundo puerto más importante lo cual es más importante de lo que suena ya que el el Rin es el río más transitado del mundo. Por todo esto, la zona de Alsacia fue tomada por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y a pesar de no ser bombardea, Strasbourg no se escapo de los sufrimientos de este tiempo, con la prohibición del idioma francés y símbolos franceses posteriormente se quemó la sinagoga de la ciudad entre otras actividades del mismo tenor. Strasbourg supo recuperarse y es hoy una de las ciudades más bellas y orgullosas de europa.

En los carteles y las tiendes se observa la mención de Alsacia. La zona de Alsacia se caracteriza por un dialecto, el alsaciano, y su marcada tendencia culinaria. Entre ella lo más tradicional es el Flammkuchen que es una especie de pizza sin queso y con mucha cebolla. También entre sus platillos tradicionales está el Fois Gras que fue inventando en esta misma ciudad en el año 1780 por el chef Maréchal de Contadeshacia, que consiste en una especie de paté de hígado de pato o ganso y que se puede encontrar en cualquiera de las muchas tiendas de alimentos tradicionales y queserías de la ciudad. Alsacia es la zona vitícola por excelencia y por ello la ciudad se encuentra regada de tiendas de vino ya que 53 cepas alsacianas son de Denominación de Origen Controlado o DOC y por ello escuelas de vino se encuentran en la zona.

Strasbourg es una ciudad moderna pero que mantiene sus tradiciones y su orgullo nacional en cada recoveco de la ciudad. Banderas francesa flamean por doquier y el elegante idioma francés perfuma de estilo las calles de la ciudad. Es inevitable embriagarse de todo el estilo y la cultura que se respira.

Como suelo mencionar, las guerras y los bombardeos tienen mucho que ver con la percepción que uno tiene de una ciudad. Lo que sobra, lo que se reconstruyo, lo que se mantuvo y lo que no, todo esto se ve en los edificios, en los detalles de las molduras y en la disposición de la ciudad. Strasbourg mantiene su historia en las paredes, al caminar nos mareamos intentando seguir con la mirada la centena de detalles que se percibe en cada cuadra.

Las callejuelas y pasillos parecen no tener conexión por lo cual es fácil «perderse» intencionalmente en ellos.

Buscábamos la Catedral de Notre Dame, la cual ostenta el titulo de ser el cuarto edificio religioso más alto del mundo, tardo 4 siglos en construirse y es la obra de arte viva que late y da calor a toda la ciudad. Esto se nota a medida que nos acercamos ya que el flujo de gente y el bullicio aumenta a medida que la distancia de la catedral se acorta.

La punta se alza por encima de todos los techos y es visible desde distintos puntos del centro, a modo de brújula fuimos sorteando las distintas plazas alrededor hasta llega a la Catedral.

Strasbourg es de esas ciudades donde es inexplicable lo que se siente, el baile de los peatones, el sonido de los pasos en la piedra, un extraño murmullo entre los edificios que parecen espiarnos cuando dejamos de observarlos. Strasbourg es una postal que se mueve, es belleza que pasa se siente con todos los sentidos.

Comparto las fotos de la cuadra previa a nuestra llegada a la Catedral para apreciar los contrastes de los edificios con la gente y los detalles de las calles y las ventanas. Los colores varían porque el clima ese día era especial, la zona de la catedral se encontraba completamente nublada y oscura pero el otro extremo estaba soleado y despejado.

La plaza en la que nos encontramos se llama La Place Gutenberg o La Plaza de Gutenberg y se la reconoce por la estatua de Gutenberg en el centro, en esta foto de espaldas, y esta fue instalada en 1840 para recodar que a pesar de que Gutenberg es de Mainz (como se puede ver en el post respecto a Mainz), fue desterrado y vivó gran parte de su vida en Strasbourg y fue aquí, entre 1434 y 1444, donde inventó la imprenta de caracteres móviles.

Volviendo a Strasbourg llegamos al centro de la ciudad y nos sentimos absolutamente embriagados de belleza. A pesar de encontrarse a pocos kilómetros de Alemania, sorprende como la arquitectura es completamente distinta. De todas maneras hay que mencionar que Strasbourg tuvo su época en donde formaba parte del territorio alemán y esa fuerte influencia todavía se puede notar en distintas zonas de la ciudad. La arquitectura es una mezcla de distintas épocas y estilos, lo cual ayuda a que esta ciudad ostente el titulo de la Ciudad Más Europea de Francia.

El edificio de abajo es uno de los más lindos de Strasbourg y hoy es sede de la Camara de Comercio e Industria pero anteriormente era el Ayuntamiento. Es de 1585 y sus características renacentistas quedan a la vista.

Desde esta calle ya vemos la catedral y desde esta distancia es la única manera que conseguí de que la fachada quepa en una fotografía, la iglesia se encuentra en medio de una pequeña plaza lo cual hizo imposible tomar fotos, al menos con el equipo que tengo, pero alrededor se encuentra lo que se considera el edificio más bello de Strasbourgo, a lado la oficina de asistencia al turista y Palais Rohan.

Las piedras de arenisca roja hacen que la tonalidad del edificio varíe con el cambio de luz que llega. se puede permanecer horas observando las pequenhas figuras que forman parte de la edificación y es cuando se comprende porque tomo tanto tiempo en finalizar su construcción. La torre mas alta tiene 142 metros de altura y el edificio en sí se considera obra maestra del gótico. Dentro, un reloj astronómico INMENSO producto de varios físicos y matemáticos y vitrales que no se pierden en la inmensidad de su interior. Por cuestiones técnicas las fotos del interior las dejamos para otra ocasión, pero pueden buscarlas en internet que sin duda vale la pena hecha una ojeadita.

Se pueden comprar libros explicativos ya que ada una de las figuras tiene una historia y un motivo especifico.

Al costado la Maison Kammerzell, la cual es considerada como la edificación más bella de Strasbourg, su belleza, nuevamente, se encuentra en la riqueza de detalles que ostenta, sus vigas talladas y los espejos que hacen como joyas que brillan en medio de la oscura madera. La casa perteneció a mercaderes ricos y en sus planta baja se encontraban tiendas y negocios, hoy, un restaurant.

Al costado ingresamos a la Place du Chateau o Plaza del Castillo, es interesante observar que una gran mayoría de carteles se encuentran tanto en francés como en alemán esto se debe a que la zona de Alsacia comprende no solo Francia sino también Suiza y Alemania.

Allí el museo de la Catedral o Musée de l’Œuvre Notre-Dame adentro se conservan varias estatuas originales que se salvaron de las revoluciones ademas de pinturas y otros artículos de tiempos entre el siglo XI al XVII.

Lo que vemos al fondo es la entrada al Palais Rohan o Palacio Rohan, el cual fue la residencia del cardenal príncipe y obispo Armand-Gaston de Rohan-Soubise, hijo natural de Luis XIV. Luego en el siglo XIX fue residencia de Napoleón, y una zona del castillo, los Grandes Apartamentos, fue construida en el mismo orden que los apartamentos de Versalles.

Este monumentos cuenta una porción de historia en varios idiomas, hablan de que no solo es de destacar el trabajo de los constructores de la catedral sino tambien de los que trabajaban las piedras y que le daban su tonalidad.

La foto de abajo, la vista lateral de la catedral fue tomada desde el monumento. Este monumento se encuentra entre el Palacio Rohan y la Catedral, repito solo para poder hacerse una idea mental de la disposición de los edificios.

La foto de abajo fue tomada desde el mismo lugar pero del lado contrario.

En el palacio los detalles llaman la atención, o al menos mi atención. La salida de la canaleta, algo aparentemente tan poco importante, tiene forma de pescado. Para mi es un detalle que me dice mucho de como se pensaba y como se decoraba en ese tiempo.

Dentro del palacio nos encontramos en este jardín interno y las entradas que nos llevan a los 3 museos que se encuentran dentro: El Musée des Arts Décoratifs o Museo de las Artes Decorativas, le Musée des Beaux-Arts o Museo de las Bellas Artes y le Musée Archéologique o Museo Arqueologico. En los alrededores se encuentran muchos museos más, como iremos viendo en la segunda parte del este post.

Recorramos un poco el patio interior del palacio.

Y esta es la foto que tome desde el interior del palacio mirando hacia la entrada. El día se había despejado pero la luz dorada teñía todo.

2 thoughts on “Strasbourg (Parte 1) La bellísima catedral de Estrasburgo

  • octubre 13, 2016 en 8:34 pm
    Permalink

    Excelente post! He estado recientemente en Estrasburgo y lo descubrí buscando información adicional para etiquetar mis fotos.
    Describes todo con sencillez y claridad.

    Responder
    • octubre 15, 2016 en 2:34 pm
      Permalink

      Muchas gracias! intento siempre hacer un recorrido virtual y contar los detalles escondidos

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust