Madrid (Parte 1) Reyes, castillo y hasta un pedazo de Egipto.

Sí, en España encontramos un pedazo de Egipto y me atrevo a decir que hasta nos trasladamos por un momento a Africa. Esta ciudad es tan grande y cosmopolita que podemos recorrer ruinas de miles de años de antigüedad y 30 minutos después estar en las pomposas habitaciones del castillo real. Madrid nos pasea de un extremo a otro.

Siempre me parece interesante tomar una fotografía de las estaciones de metro y trenes de las ciudades que visito. No solo son muy diferentes sino que también hablan mucho de la cultura y estilo de vida de la ciudad ya que las mismas forman parte del día a día de sus usuarios. Las estaciones de Madrid son amplias y limpias, no muy modernas ni particularmente decoradas pero en el casco antiguo se encuentran interesantes afiches que nos anuncian los edificios icónicos que vamos a ver al subir y nos cuentan un poco de su importancia e historia.

Al subir vemos a la derecha el edificio del cual acabamos de leer.

A modo de resumen, Madrid es la capital de España y se encuentra ubicada en el centro mismo del país. Sus símbolos son el oso y madroño y ellos se pueden ver en los basureros, souvenirs y hasta en las tapas de desagüe o cableado (una de mis debilidad cuando de fotografías se trata).

A modo de curiosidad, anteriormente el oso era una osa y el árbol no tenia nombre, en un tiempo llego una peste a la ciudad y pudo ser curada con los frutos del madroño y desde ese momento el árbol finalmente tuvo nombre.

Madrid es una ciudad con edificios hermosos que se encuentran integrados al paisaje de la ciudad. Ellos forman parte de la actualidad sin olvidar su pasado y sin dejar de recordar la importancia de la corona española en la historia de la humanidad.

A medida que caminamos nos vamos dando cuenta de la importancia que tiene la arquitectura en la ciudad. Es bella, si, pero se nota que tiene importancia a nivel arquitectónico cultura e intelectual. Se aclaran los estilos a los que corresponden y se encuentran muy bien mantenidos y esto cabe destacar, porque a medida que recorremos más ciudad (ya sea física o virtualmente) podemos notar que muchos edificios se encuentran abandonas y que se mantienen en pie solo por los buenos materiales utilizados. Esto no es algo que suceda en Madrid, los edificios son utilizados, no son piezas de museo, son valorados, son mantenidos y son estudiados y divulgados. Se podría decir que los madrileños viven en medio de una exposición arquitectónica viva.

Las calles amplias y una abundancia de verde nos llevan a disfrutar del paseo mientras nos dirigimos al Palacio de Liria. Este palacio es la residencia partículas más grande de Madrid. La única residencia más grande es el castillo real.

Cuenta la historia, que cuando iba a ser construido, a pedido de los duques de Berwick, se tenia que encontrar el lugar mas puro posible. Para lograrlo en el siglo 18, se ubicaron pedazos de carne cuan grande era la ciudad y se tomo como sitio para la construcción el lugar donde la carne demoró mas tiempo en descomponerse.

Pasando el edificio naranja se puede ver la muralla que cubre una arboleda. Ese es el Palacio de Liria.

No se pudimos acceder pero pudimos espiar por el portón que se encontraba abierto. Para visitarlo hay una extensa lista de espera en la que uno puede anotarse para luego participar de una de las pocas visitas guiadas que se realizan en el año. No solo el edificio es espectacular sino que también dentro se cuenta con una privilegiada colección de obras de arte y muebles de importancia histórica y artística.

Un cartel en la entrada menciona su importancia y a sus actuales propietarios, la reciente fallecida duquesa de Alba (la persona con mas titulo nobiliarios en el mundo).

Continuando con nuestro recorrido nos dirigimos a una de las plazas mas importantes de la ciudad: La Plaza de España. En el camino deleitamos la vista con monumentos y escalinatas preciosas que nos sorprenden en los lugares mas inesperado. Sin un particular destaque cada una forma parte de los tesoros de la ciudad.

Al llegar a la esquina el primer edificio que nos saluda es la Torre de Madrid. es divicil notarlo al menos que levantemos la vista al cielo. Allí nos sorprende su tamaño y altura.

Este edificio fue en su momento el edificio más alto de España y también llevó el titulo del edificio más alto de Europa. Hoy con sus 142 metros forma parte de los edificios que rodean la plaza y con su «hermano», el edificio España que se encuentra a su lado, son los edificios más destacados de la zona.

Nos paramos en la entrada del edificio España, dandole la espalda esta es la vista que tenemos a la izquierda, a la derecha se encuentra la Torre de Madrid y al frente la Plaza de España.

La plaza esta constituida por varios niveles, en el primero nos encontramos con esta fuente (al fondo podemos ver un pedazo de la Torre de Madrid), más abajo un sector de venta de souvenirs y todo tipo de artesanías y mas abajo llegando al final la estatua de Don Quijote de la Mancha y su padre, Cervantes.

Ya desde la plaza, podemos tener una visión más amplia, pero no completa, al menos no con la cámara, del Edificio España.

De este lado del monumento, en la imagen de abajo, esta representada la Literatura Española, arriba el mundo entero que la lee.

Del otro lado el monumento a Miguel de Cervantes, y no solo el monumento es un recordatorio sino que también la plaza, ya que los arboles son olivos y fueron los que inspiraron a Cervantes en varias de sus obras. La imagen de Don Quijote y Sancho es el lugar preferido para los turistas y en temporada alta se puede ver una interesante «fila» de gente esperando para tomar su foto.

Esta imagen es bastante representativa ya que al fondo tenemos el Edificio España, estamos en la Plaza España y en medio Cervantes y Don Quijote junto a Sancho Panza.

Otros de los bellos edificios que se encuentran en la esquinas de la plaza España es el de la fotografía de abajo y se llama Casa Gallardo. Una joya.

Continuamos con el recorrido y ahora vamos al famosísimo Templo de Debod. Este lugar es uno de los lugares más perfectos para observar el atardecer, los colores que se pueden ver y el reflejo en el, estratégicamente colocado, espejo de agua, es una imagen digna de tapa de revista.

Al fondo podemos ver el Templo de Debod. El mismo esta ubicado en una especie de colina, por detrás nos regala unas vistas preciosas de la ciudad. Pero primero lo primero, el Templo.

Precioso verdad? Un lugar increíblemente tranquilo y la cantidad de colores que se pueden ver en este lugar es impresionante. Si ponen el nombre en google puede ver un sinnúmero de fotos en distintas épocas del año y cada una de ellas parece sacada con un cielo distinto.

El lugar es tan especial que en los parques que lo rodean se puede ver gente practicando yoga, tai chi, estudiando, y porque no, conversando. Al llegar todavía faltaban minutos para que se abra el museo por lo cual caminamos un poco alrededor.

Desde aqui podemos ver el Castillo Real y la cúpula de la Catedral de la Almudena.

Llego la hora de que se abran las puertas y las fotografías son permitías así que vamos a ver como es por dentro el Templo de Debod.

Que es el Templo de Debod? Bueno es un Templo que fue un regalo de Egipto a España en agradecimiento por la ayuda que ofrecieron. Alrededor de 1972 Egipto pidio ayuda internacional para salvar los templos del Valle Nubia, España ayudó y por ello recibió el Templo de Debod a cambio. Entre las curiosidades el Templo se encuentra mirando al mismo punto cardinal que en su lugar original.

Adentro las paredes no se pueden tocar ya que son tesoros con más de 2000 años de antigüedad. El templo cuenta con dos pisos y en el superior una maqueta nos muestra como era en el pasado el Templo de Debod.

Con frases proyectadas en las paredes e imágenes quiero destacar la creatividad y conservación espectacular para valorizar y compartir toda la historia que guarda el lugar.

Nos despedimos del Templo de Debod y nos dirigimos a la ultima zona de este post, esta primera parte que se extiende por motivos obvios. Madrid es INMENSA. Haremos tres partes de la mejor forma posible a pesar de que podríamos hacer 20 partes, pero lo ideal es dar también espacio a otra ciudades.

Llegamos a los Jardines de Sabatini que es el lugar de entrada que escogimos para llegar al Castillo Real. Des aquí se puede disfrutar del bellísimo jardín que colinda con el castillo y desde donde ya se puede ver un poco de él.

Como los carteles están en español dejo las fotos para que lean si así desean.

Aquí ya vemos el castillo y subimos por las escaleras que se ven a la derecha para llegar a la entrada principal.

Caminamos algo como una cuadra de largo pero ya a lado del castillo. Las calles con policías y patrulleras nos dan esa mezcla de seguridad e inseguridad.

Entramos pero las fotografias están prohibidas dentro, así que fotografiamos un poco del patio principal el cual se encuentra en medio de la parte posterior de la Catedral de Almudena y la parte frontal del Castillo Real.

La verdad verdadera es que esta no es la residencia real, realmente hablando, la residencia actual de los reyes es el Palacio de la Zarzuela pero es aquí, en el Palacio Real de Madrid, donde se realizan los actos oficiales y ceremonias de Estado.

Con más de 3400 habitaciones es uno de los más grandes, algunos dicen que es el más grande, de Europa Occidental. Dentro, todo es una obra de arte, desde las paredes forradas con telas cuyo estampado son los monogramas de la familia real hasta, para mi lo más impactante, una colección de instrumentos Stradivarius, no solo violines.

El acceso es por el costado, parandonos de espaldas al acceso tenemos a la izquierda la Catedral, a la derecha el Castillo y frente una muralla de arcos que nos llevan a otro jardín.

Esta es la ultima foto que se puede tomar, pero tengo que destacar que fue el lugar mas impactante que visité hasta ahora, en cuanto a residencias reales se refiere. Este castillo se mantiene espectacularmente y es uno de los menos sencillos que vi. Nos recuerda como de importante fue la corona española y la opulencia en la que vivía la realeza en la antigüedad. Esta es la visita más importante y la más memorable que pueden hacer en su visita a Madrid. Existen días y horarios donde la visita es gratuita, en nuestro caso fue así, agradecidos a nuestros amigos que hicieron de guías, Celia y Arturo que se encargaron de todo.

En algunos pasillos pude tomar algunas fotografías de como son las vistas desde dentro del Castillo y mirando también hacia sus patios internos.

La sala de los Tronos es impactante, y hay habitaciones donde no existe un centímetro que no este decorado. Enserio, es uno de los lugares mas maravillosos del mundo. Un castillo con todas las letras.

Al salir nos dirigimos a la catedral y quiero destacar que todas las calles cuentan con carteles que nos indican los lugares turísticos para recorrer, los carteles están en castellano y en ingles.

Esta es la parte posterior, es la que da de frente al castillo.

Y esta es la entrada principal a la Catedral de Almudena cuyo nombre completo es Santa Iglesia Catedral de santa María la Real de la Almudena.

La virgen de la Almudena es la patrona de de Madrid y su historia empieza en 1085. La palabra Almudena viene del árabe «almudaina» que significa Murallas de la Ciudad. El rey Alfonso VI fue el que encontró una imagen de la Virgen dentro de las murallas de la ciudad y allí decidió nombrarla. La catedral se empezó a construir en 1883 pero su consagración final fue en 1993 con la presencia de su Santidad Juan Pablo II.

En la catedral predomina el color blanco y son los vitrales y las pinturas en el techo los que dan manchones de color.

Dentro, una zona dedicadas santos y entre ellas el fundador de la institución católica Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, sacerdote español canonizado en el 2002 por Juan Pablo II. En Madrid se ordenaron los primeros sacerdotes del Opus Dei y fue desde aquí que se expandió la obra a otras ciudades de España.

Ya saliendo de la catedral, a pocos pasos al costado del Palacio Real atravesando la Plaza de Oriente, vemos el edificio que corresponde al Teatro Real y detrás ya las calles que nos llevan a la zona más ruidosa de la ciudad, el centro y la plaza del sol, la famosísima calle Gran Via y mucho más, pero todo eso conoceremos recién en la siguiente parte de este post.

Al igual que la Catedral, la parte frontal es la posterior y viceversa. Esta es la parte posterior pero la que fue diseñada como la parte frontal ya que es la que da la cara al Palacio Real.

Para conocer la entrada actual les espero el lunes que viene…. Hasta la próxima!

Deja un comentario en: “Madrid (Parte 1) Reyes, castillo y hasta un pedazo de Egipto.

  • diciembre 9, 2014 en 8:01 pm
    Permalink

    Felicitaciones por este recorrido en Madrid, me dio ganas de conocer el Templo de Debod, dicen que está mejor conservado que los de Egipto.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust