Bratislava (Parte 1) La ciudad moderna y tranquila nos sorprende

El simbolo de la ciudad es el castillo que se ve al fondo. Este castillo aparece en la moneda de euro de Eslovaquia y es visible desde varios puntos de la ciudad.

Bratislava es la capital de eslovaquia y hasta 1919 era llamada Presburgo o Prešporok en eslovaco.

Bratislava es de esas ciudades que fue estigmatizada por una película pero que en esta serie de dos partes nos encargaremos de mostrar que nada esta más alejado de la verdad.

Para empezar tengo que aclarar que hicimos el viaje en omnibus desde Munich. Aclaro porque acá van dos fotos de lo que es el paisaje. En el camino podemos ver los alpes y son maravilloso. Un excelente manera de entrar en «modo viaje».

Finalmente llegamos a la estación de tren de Bratislava. En nuestro primer día recorremos toda la parte moderna de la ciudad y el segundo día recorremos el casco antiguo. La estación no tiene nada de especial, pero para mí lo más especial es ver los carteles en un idioma que no comprendo. Es uno de mis momentos preferidos al viajar. Para mi es como que oficialmente «ya no estamos en Kansas».

Aproveche el tiempo en el que nos organizábamos para emprender el recorrido para ir a una de las maquinas expendedoras de bebidas a buscar la famosa KOFOLA.

Que es? Comúnmente llamada «la coca cola del este» en realidad es una bebida muy particular, no tanto por su sabor sino por la historia que le rodea. En la década del 60, cuando todavía hablábamos de Checoslovaquia, el exceso de producción de cafe llevo a buscar maneras creativas de utilizarlo. Una de ellas fue producir un sirope y mezclarlo con hierbas para producir la Kofola.

A pesar de haber atravesado una época difícil cuando cae el comunismo y la coca-cola y pepsi pasaron a ser competencia real, porque antes costaban el triple o más, hoy se posiciona entre las preferidas de checos y eslovacos.

Encontramos también otra marca, Sofocola. Supongo será la Pepsi de aquí? no tengo idea.

Bueno, emprendemos camino y no podemos dejar de retratar los carteles con nombre de calles y tapas de alcantarillas. Algo particular en cada ciudad y que me gusta coleccionar en imágenes.

Sorprenden los edificios, preciosos, pero descuidados. Comprendo los motivos pero no puedo dejar de mencionar.

Queremos aprovechar la luz del sol, por lo que vamos al punto más alto de la ciudad. Eso casi siempre significa que tendremos que subir mucho para poder llegar. El camino es empinado pero nos pasea por un barrio hermoso con callejuelas y un intermitente de casas bellas y casas abandonadas. Se dicen que aquí se encuentran las mansiones mas lujosas puesto que se tiene una privilegiada vista panorámica de la ciudad. También reconocimos muchas embajadas en el camino.

En las tapas en el piso podemos reconocer la silueta del castillo con las tres torres, tal ves no este muy clara pero seguirán viendo esta imagen así que hay que estar atentos.

Luego de mucho caminar podemos divisar la torre que nos anuncia que llegamos al Slavin.

Este lugar es un monumento y un cementerio. Es conmemorativo a la liberación de Eslovaquia por el ejercito soviético de la ocupación Nazi durante 1944 y 1945.

El predio es inmenso, esta la zona del cementerio, el monumento en el centro, un bunker y otros elementos.

Aquí descansan los restos mortales de 6.845 soldados en 278 tumbas individuales y seis tumbas colectivas, por ello es común encontrar flores a los pies del inmenso monumento.

Podemos ver algunas de las tumbas que llevan una especie de lapida triangular encima.

La vista de la ciudad desde aquí es impactante. Podemos ver el edificio de radio con su particular forma de pirámide invertida y también el castillo que parece minúsculo desde esta distancia. (el castillo esta unas cuantas fotos más abajo).

El obelisco que vemos sobre el mausoleo tiene 37 metros de altura y se corona con la figura de un soldado pisando sobre una esvástica.

La liberación se hizo el 4 de abril de 1945 y el monumento fue inaugurado en 1960. La escultura de arriba es obra de Alexander Trizuljak y la figuras de la puerta son obra de Rudolf Pribiš.

Nosotros entramos por una de las entradas, la que sería la entrada trasera, por lo tanto saldremos por la entrada principal. Nosotros accedimos al predio por detrás del monumento y nos dirigimos al frente en linea recta. En el camino observamos el antiguo bunker de la Segunda Guerra Mundial.

En una de las paredes de las tumbas colectivas encontramos que estaban instalando placas con los nombres de los soldados caídos.

Vamos saliendo y observamos a lo lejos el castillo de Bratislava.

El monumento es un excelente inicio de recorrido pues nos da una introducción a la reciente historia de la ciudad. Desde aquí, Malé Karpaty, como se llaman los montes que empiezan en esta colina, bajamos para ver otros de los puntos destacados de esta parte de la ciudad.

Quiero destacar que existe un omnibus que nos lleva y nos baja desde el monumento, el problema es que no lo hace a menudo y siendo el sol un factor importante para recorrer la ciudad especialmente en invierno cuando oscurece temprano, hicimos la subida y bajada a pie. Si no tienen miedo de caminar es recomendable pues es maravilloso caminar por las calles de una ciudad desconocida especialmente si estamos fuera de la zona turística.

Algo que llamo mucho mi atención es la cantidad de entradas que se encuentran en la esquina de una cuadra como es el ejemplo de la foto de abajo.

Los edificios son hermosos… los colores, los detalles. El estilo barroco predomina las calles y particularmente me enamorar los detalles en las rejas de los balcones y los monogramas en las paredes.

Llegamos a nuestro siguiente punto turístico: el Palacio Grassalkovich. Este palacio es utilizada como residencia del presidente de Eslovaquia. Fue construido en 1760 por el arquitecto Anton Mayerhofer.

Como es invierno la fuente estaba apagada y vacía pero me parece hermosa la esfera que tiene arriba. Se dice que fue construida en 1982 y se llama «Planeta de Paz» pero no encontré más datos al respecto, lo que si puedo destacar es algo que vamos a notar a medida que vamos avanzando en nuestro recorrido. Esto es: Bratislava esta LLENA de esculturas. No hablamos de esculturas antiguas de mármol o cemento que también las hay, sino esculturas modernas de varios tipos de metal en varios tipos de estilos. Si me siguen hace un tiempo saben que me enamoro de las estatuas, esculturas y monumentos, especialmente si son no convencionales. Pues, Bratislava es el paraíso de todo ello. Online pueden encontrar listados de donde se encuentran las fuentes y las distintas esculturas. Yo no menciono todas en estos post por una cuestión de practicidad pero no s preocupen que veremos las más famosas.

Dicen que las fuentes de agua en Bratislava están separadas entre las que forman parte del día a día de los tours y otras que son las que forman parte del día a día de la gente de Bratsilava (esta es una de esas) y muchas sirven como puntos de encuentro y referencia.

Vamos a una de las fuentes que quería retratar antes que desaparezca. La fuente se llama Fuente de la Unión o Fontána Družby.

Está en la plaza llamada Námestie Slobody que significa Plaza de la Libertad. Esta es una de las mas grandes de la ciudad y la fuente que vamos a ver es la más grande, no solo de Bratislava, sino de toda Eslovaquia. A pesar de esta presentación, la fuente esta fuera de servicio desde 2007 debido a su alto costo de mantenimiento y reparar la fuente costaría más de un millón de dólares. Dentro de los planes de la ciudad esta reconstruir y remodelar por completo esta plaza pero… la fuente no aparece en los planes de restauración, lo que significa que esta puede ser la ultima vez que veamos la fuente.

Ah, olvide mencionar que la flor que vemos es una representación de una flor de tilo. Tiene nueve metros de alto y pesa 12 toneladas. Supongo que van a trasladar la flor a algún lugar pues es preciosa y obra de un conjunto de artistas (Hovorka, Bártfay, Lacko, Hlavika, Droppa) que trabajaron para hacerla.

Continuamos un par de cuadras y nos encontramos frente al edificio de la sede de la Radio Eslovaca o Slovensky Rozhlas. Pero frente al edificio de pirámide invertida tenemos el Banco Central de Eslovaquia. Abajo hay una escultura enorme que tiene una interesante explicación.

Esta es una representación de un Biatec. El Biatec eran unas monedas de plata que se acuñaba en el año 200 A.C. por los celtas y se considera como un hito en los primeros asentamientos de esta zona. Es entonces un homenaje y además un recordatorio de la vasta historia que antecede los presentes de la ciudad.

Al frente tenemos el edificio de la Radio. Muy interesante y llamativo con sus 80 metros de altura, inaugurado en 1983 llama la atención su interesante diseño el cual le otorgó lugar en el listado de los 30 edificios más feos del mundo. Los arquitectos a cargo fueron Svetko, Durkovic y Kissling.

Continuamos caminando y nos dirigimos a otro parque. El Parque Médico. Este es uno de los preferidos por su cómoda ubicación céntrica y porque además es el parque del palacio de verano que todavía hace de fondo para la fuente principal del lugar. Aquí encontramos varios monumentos y este interesante «sofa» con almohadones que en realidad están hechos de cemento.

Esta fuente es conocida como la Fuente de Cisnes y lo que vemos al fondo es el palacio barroco construido en 1770.

Salimos del parque y ya nos dirigimos al casco antiguo donde nos hospedamos, pero antes tenemos algunos puntos más que ver. Ah! y no puedo dejar de mencionar que a medida que nos acercamos al centro de la ciudad más y mas esculturas aparecen en nuestro camino. Fijense el ancla al costado del auto rojo en la foto de abajo.

Llegamos al costado del río por detrás del Teatro Nacional Eslovaco.

Giramos para verlo de frente y podemos ver de nuevo el castillo al fondo. El teatro es el edificio a la derecha. Los edificios a la izquierda van en la costanera del río. Esta zona es bellísima! Tranquila y llena de estatuas y cafes y restaurantes. Precioso lugar!

Esta es la fachada del Teatro Nacional de Eslovaquia. Al otro lado de la peatonal una fuente vacía nos da la impresión de que estamos en un cerro. Al menos a mi me da la impresión al ver la foto. Fijense en el reflejo del leon en el vidrio de las paredes para así ubicarnos cuando giremos.

Ahora vemos el león y este esta mirando de frente al río. Abajo a la derecha vemos una de las estatuas que nos introduce a la serie que empezaremos a ver.

En Bratislava hay tantas estatuas que podemos encontrar varios listados que nos ayudan a ubicarlas. Dicen que muchos visitantes compiten a ver quien encuentra más. De las mas llamativas y nuevas podemos ver las de personajes, en su mayoría son personajes reales que vivieron en la ciudad. Un soldado francés que se enamoro y se quedo a vivir, un viejo que andaba con traje y sombrero de copa saludando a todos, y muchos muchos mas. Si les interesa les dejo de tarea porque la lista es tan extensa que sería imposible contar la historia de todos.

Caminamos hasta el borde del río y podemos ver el monumento donde esta el león. Este monumento es en honor al Gen. Dr. Milan Rastilav Štefánik. El fue un General durante la primera guerra mundial y contribuyó a la creación de la primera República Checoslovaca. Es un héroe nacional y el aeropuerto de Bratislava también lleva su nombre.

Empieza a atardecer y el post esta largo así que me apuro atravesando el shopping rapidamente. Aquí dentro encontramos más estatuas. En la imagen de arriba podemos ver el super famoso puente con un ovni en la punta. Pero de este puente hablamos en el proximo post.

Dejamos el shopping y nos dirigimos a la parte vieja de la ciudad, en el camino comemos una de las bombas de cremas que compramos en el shopping.

Nuestro siguiente punto turistico es la iglesia azul. La Iglesia Azul en realidad tiene el nombre oficial de Iglesia de Santa Elizabeth o Kostol Svätej Alžbety. Por la primera foto podemos notar lo diferente que es a los demás edificios de la ciudad. Fue construida en 1910 y es un ejemplo del estilo Húngaro llamado Sezession, que corresponde al Jugendstil alemán o al más conocido Art Nouveau.

El artista detrás de esta belleza azul es Ödon Lechner de Budapest. En principio formaba parte de un colegio por lo cual era como una capilla. Hoy es una de las iglesias mas fotografiadas del país.

El estado del edificio de enfrente hace lucir aun más a la iglesia.

El mosaico corresponde a un milagro atribuido a Santa Elizabeth, una princesa nacida en Bratislava que dio todo por los más necesitados.

Lo que vemos como simples «rayas» en realidad son tambien mosaicos.

Nos retiramos de esta preciosa iglesia y vamos caminando al centro pues cada vez esta más oscuro. Me encanta ver progreso en todas partes, se nota que la ciudad no para de crecer.

Algún fanatico de «El Mago de Oz» vive por aquí?

Llegamos al bello edificio de la Filarmonica y desde aquí ya comienza la zona peatonal y lo que se llama la Ciudad Vieja.

A pocos metros del edificio de la Filarmónica encontramos el Histórico Teatro Nacional de Eslovaquia.

Este parquecito se encuentra en medio de la Filarmonica y el Teatro Nacional.

Inmediatamente emprendemos camino sobre la zona peatonal y nos encontramos con Cumil, pero no vamos a hablar sobre él hoy. Dejamos toda esta zona para el siguiente post. Pero continuamos caminando y llegamos a la plaza principal. Pueden ver como se puede caminar tranquilamente por la ciudad lo cual hace que sea aun más encantador el paseo.

Mientras caminamos llega la hora azul y no puedo evitar el color de las fotos. Si en el camino hasta el centro habíamos visto esculturas, la cantidad de ellas se multiplica al llegar a la ciudad vieja. Es imposible describir todas pero pueden apreciarlas en las fotos.

Fijense en la punta de la torre de esta iglesia (foto de arriba) y en la foto de abajo puede verse el castillo en la altura. La foto de abajo es lo que vemos cuando continuamos caminando para girar hacia la entrada de la iglesia. Pues estamos en la foto de arriba ubicados en el costado trasero. Abajo puede reconocer la torre de la iglesia todavía.

Esta iglesia es la Catedral de San Martin, la iglesia más antigua de la ciudad. Lo que ven en la punta es una reproducción de la corona de San Esteban y fue colocada allí para recordar que esta era la catedral utilizada para las colaciones durante el Reino de Hungria. Aquí se coronaron 11 reyes y 8 reinas.

La corona pesa 300 kilos y tiene un metro de diametro a pesar de parecer mucho más pequeña desde esta distancia.

Al caer la noche vamos a uno de los sitios recomendados y pasamos a recomendarlo de nuevo. Tomamos una autentica cerveza eslovaca y pedimos un plata en donde vienen tres de los platillos tradicionales de la zona. DELICIOSO! La cocina eslovaca se caracteriza por el uso de quesos de cabra. Pueden ver en lo que comimos que abunda el cremoso y riquísimo queso de cabra.

No, no estoy recibiendo nada por parte de este pub, probablemente ellos ni sepan que están mencionados pero no puedo evitar recomendarlo, especialmente si gustan de probar un poco de algo tradicional cuando viajan. Y el precio? Excelente también!

Ya cenados volvemos a la camita y antes pasamos por la plaza principal. Pueden ver las siluetas de las estatuas que conoceremos en el siguiente post, pero saben que soy fanática de ver los lugares de noche y de día. Aquí, la Plaza Principal, en eslovaco Hlavné Námestie, de noche. Arriba de un lado, y abajo tras girar 180 grados.

Me despido con una de las curiosidades que me encontré en el hospedaje. La publicidad de un sitio donde es posible disparar la famosa AK-47. Sin duda el sueño de muchos se hace realidad en Bratislava.

Les espero el proximo lunes para conocer mas Bratislava!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust