Krk – (Parte 1) Descubriendo la isla más grande del Adriático

Krk es el nombre de la isla más grande del Adriático y es también mi nuevo lugar preferido para una escapada rápida de los fríos vientos de los alpes bávaros.

Jamas hubiésemos llegado a esta isla si no hubiese sido por una compañera del curso de alemán. Una señora extremadamente amable que me sugirió visitar Krk si iba a Croacia.

Llegando a la isla

En la carretera se hizo absolutamente obvio que nos acercábamos al mar. Los colores cambiaron por completo y las montañas y cerros empezaron a rodearnos por completo. También ese color arenoso y blanquecino. Polvo rocoso que es particular de esta zona.

Para mi, que vengo de las playas brasileñas, todo esto me encantaba cada vez más. Playas de polvo en medio de montañas? si! Me encanta!

Aunque parezca obvio, tengo que mencionar que para pasar a la enorme isla de Krk, debemos cruzar un puente. Este puente es uno de los puente de cemento más largos del mundo. Fue construido en 1980 y es fácilmente reconocible por sus dos arcos (en el próximo post lo verán más claramanente) en sus 1.400m de longitud.

Para que tengan una idea de lo grande que es la isla, recuerdan nuestra visita a Big Island en Hawai’i? Pues Krk tiene cerca de 400 km2 y Big Island tiene 10.000km2 lo que puede parecer pequeño pero para ir de un extremo a otro puede tomar un par de horas.

La isla tiene 8 pueblos de los cuales el más importante es Krk, que lleva el mismo nombre que la isla. Pero aparte de estos pueblos, existen además muchos muchos muchoooosss asentamientos y pequeños pueblecitos con pocas decenas de casas. La isla se encuentra maravillosamente conectada por novísimas rutas. Existen supermercados y restaurantes en varias zonas. Y a pesar de que algunas playas son más famosas que otras, les prometo que aquí hay para todos los gustos.

Apenas cruzamos el puente, pasamos en medio de unas montañas rocosas y luego… el mar! el maravilloso mar y un intenso sol sobre un hermoso cielo azul para enamorarnos.

Sigo sorprendida con la vegetación. Todo muy seco. Me sorprende y me encanta. Me encanta cuando un lugar me sorprende. Valga la redundancia

Recuerdo el momento en que mi compañera mencionó la isla porque perdió la paciencia de que yo no podía escribir correctamente el nombre en el papel en el que estaba anotando. Esto se debe a que JAMÁS tuve que escribir un nombre sin vocales. Ese nombre quedó en mi cerebro y cuando pensamos en ir a Croacia no pude evitar decir TENEMOS QUE IR A KRK. Sin saber que esperar, confiando ciegamente en la sugerencia de alguien que sabía. Menciono esto porque espero que Krk quede grabada también en sus mentes. Es un lugar ABSOLUTAMENTE auténtico. A pesar de que varios tour, especialmente cruceros, hacen paradas por aquí, la isla es tan grande que existen decenas de playas y bahías a donde uno puede ir a disfrutar de la soledad. Y no hablamos necesariamente de la absoluta soledad, pero si esa soledad de bullicio turístico extranjero.

Aquí las familias croatas se instalan a disfrutar de las aguas y de todo lo que esté relacionado a ellas. Existen varios puertos, anque algunos de difícil acceso pues están preparados para el acceso por agua más que por tierra. Lugares de alojamiento los hay cuan grande es la isla. Bueno, en estas dos partes del post me gustaría mostrarles la diversidad. Krk es INTERESANTÍSIMA. Con angostísimas calles en algunas partes y muchas no aptas para personas con vértigo.

Históricamente es una isla donde se llegaron a hablar 4 idiomas y un dialecto. Además, fue el último lugar del mundo donde se habló Dalmacio y muchos de los nombres de ciudades y playas provienen de algunos de estos lenguajes.

Puertos y playas

A pesar de las muchas rutas, la mayoría de las veces tenemos que acceder caminando o por caminos de tierra que nos acerquen a las aguas del mar adriático. Nuestra primera visita fue a la playa de «Bar Jert» que terminó siendo nuestra preferida. Con un restaurant con vista a la playa y no mucha gente alrededor. Al menos los días que estuvimos allí.

Como podrán ver más adelante, la mayoria de las bahías y playas cuentan con construcciones que facilitan o amplían el acceso, ya sean escaleras o plataformas.

Les pido disculpas si les parece que son muchas fotos pero mi idea es mostrarles como, desde donde y hacia donde mirar, ya que la belleza nos rodeaba por completo. La tranquilidad y esta naturaleza lejos de lo agobiante enmarcan este bello lugar.

Lo que vemos abajo es parte del deck de uno de los restaurants.

Esta es una de las playas. El agua HELADA para mi gusto (a finales de mayo), pero nada que un buen chapuzón y valentía no puedan aguantar hasta que nuestro caliente cuerpo se acostumbre a estas temperaturas.

La mayoria de las playas son rocosas por lo que hay que utilizar calzados. Como pueden ver, el agua es tranquila y a pesar que en su mayoría, las playas son pequeñas, también tienen formas irregulares por lo que se puede elegir una de las plataformas para descansar u otros sitios más alejados.

Atravesamos la playa y así pueden ver como se ve el otro lado. Los balcones corresponden a los restaurantes.

Y aquí pueden ver como las gradas y plataformas tienen la intervención humana.

Cuando cae el sol vamos a otro sitio a tomar unas cervezas croatas y comer muchos muchos bichos de mar. Las cartas normalmente se encuentran en croata y en algun otro idioma. La gente es muy amable en todos lados y no dudan en ayudarnos si necesitamos.

Viñedos y otros hermosos lugares camino a Vrbnik

Al día seguinte paseamos por otros lugares y nos encontramos con uno de los viñedos de la isla. Existen vinos propios de la zona, asi como también plantaciones de olivos y otros productos locales que se encuentran en las zonas más habitadas.

Nosotros vamos camino a Vrbnik y miren la vista que tenemos en una de las bajas de la ruta. Les puedo decir que esta selección de fotos corresponde a una décima parte del total. El lugar es absolutamente fotogénico.

La hermosa Vrbnik

Esta zona es mucho más poblada que donde nos encontramos hospedados. Aquí abundan los edificios de apartamentos y los grupos de personas armados con bolsos de playa camino a su lugar elegido.

Para llegar a la pequeña playa debemos ir por angostisimas calles donde de a ratos creemos que vamos a quedar atacados en una de ellas. Por ese motivo dejamos el vehículo y continuamos caminando.

Ademas, apenas unos metros más adelante vemos que llegamos a una especie de barranco por lo que no podemos entender a donde se dirige la gente en plan de hacer un día de playa.

Lo mejor que hacemos es seguirlos…

La estatua que vemos abajo la estatua de Blaž Baromic. Nacido en Vrbnik, es famoso por ser calígrafo y fundador de la impresión glagolitica croata

Y encontramos la playa. Allá abajo, a la derecha. Así es. Esa es la playa a la que va toda la gente de este lugar. También se puede acceder por el otro lado. El que vemos directamente enfrente. Allí iremos en un rato. Igual pueden observar las plataformas y escaleras que fueron construidas para aprovechar mejor este lugar. También vemos personas practicando buceo. A pesar de que parece pequeña, la playa es ampliamente aprovechada.

Además, como vimos más arriba, esta es la zona más famosa por el vino que se fabrica en este municipio de más de 1000 habitantes. El vino se llama Zlahtina y es exclusivo de este lugar.

Vamos al otro lado… desde aquí pueden ver donde nos encontrábamos cuando tomamos las otras fotos.

En la foto de abajo, mas o menos en donde se ve la grúa. Ahí estabamos parados. Ahora estamos en donde se veían las escaleras.

Con esta imagen nos despedimos de esta primera parte de Krk. Esperamos encontrarnos en la próxima parte!

No olviden suscribirse!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust