Zakopane – El Cielo en la Tierra!

Nunca demore tanto en escribir un post como tarde para escribir este. No por falta de tiempo sino por falta de palabras. Creo que mi capacidad de escritura todavía no alcanza el nivel que este lugar se merece. Este viaje lo realizamos en Semana Santa del 2014 y cada vez que redactaba en mi mente alguna de las descripciones de este lugar terminaba frustrada porque me parecía insuficiente e injusto. Hoy decidí no posponer más y dar la oportunidad a todos a conocer este lugar. Mas adelante cuando mi capacidad de fotografíar vaya mejorando volveré una y otra vez a este lugar hasta que sé; en algún momento ambos puedan acercarse a transmitir la belleza y las sensaciones de esta zona del mundo. Este es un post largo pero vale la pena… lo mejor de lo mejor del mundo.

Para ubicarnos en el mundo, esto se refiere al sur de Polonia, nos acercamos a las montañas Tatra que son las que limitan con Eslovaquia. Estamos a 17 kilometros de Zakopane en una pequeña ciudad con un millón de habitantes donde la principal atracción son las casas construidas de madera.

Empezamos con la zona de Chocholow, que correctamente escrito sería Chocholow, esta zona es conocida como mencione mas arriba por sus casas. Como tradicionalmente hago, voy a presentar el viaje de la manera y en el orden en que lo hicimos para poder ademas recordar las diferentes cosas y las diferentes sensaciones que sentimos a lo largo del viaje. Algo que comenzó a sorprendernos en esta visita a Polonia y que encontramos diferente a nuestro país, Paraguay, es que aquí las iglesias no tienen que ver en tamaño y dimensiones con la ciudad o el pueblo en que se encuentran. Pueblos modestos cuentan con ESPECTACULARES iglesias. Esto tiene que ver con y es un indicador de la cultura religiosa de Polonia. Aquí la iglesia de Chocholow.

Como saben, por respeto evito tomar fotos en el interior de las iglesias salvo que se destaquen por algo y en todo caso para ver el interior de las iglesias que se diferencia en una zona y otra, en este caso visitamos el interior de las iglesias más adelante. Visitamos Polonia apenas una semana previa a la canonización del Papa Juan Pablo II así que pueden imaginarse la cantidad de afiches y volantes que había en la ciudad preparandose para este evento.

El polaco es uno de los idiomas más complicados que tuve la suerte de conocer hasta ahora, gracias a Dios contábamos con unos amigos que nos llevaron por todos estos lugares y nos ayudaron a comprender mejor todo lo que Polonia tiene para ofrecer. Eventualmente podemos encontrar carteles explicativos en ingles y alemán pero una de las cosas más bellas es que no esta invadida por turistas. Uno puede recorrer las calles y sentirse de verdad en otro país.

La calle principal sorprende ya que es allí donde se puede notar la dominante arquitectura de las casas combinadas con la natural decoración de los pinos, parece sacado de algún cuento o al reves, nos sentimos dentro de un cuento. Las casas tiene números y la información también se maneja por números, en la casa numero xx se encuentra el museo, la casa numero 24 es famosa por haber sido construida con un solo árbol.

Algunas casas datan de finales del siglo 19 y los fines de semana se pueden ver muchos escaladores que se dirigen a las montañas. Aquí tambien se pueden encontrar hospedajes y la vista de las montañas Tatra (Tatry en polaco) son de ensueño.

La ciudad cuenta con un museo que cuenta la historia y la tienda de un habilidoso artesano que nos muestra todo lo que es posible hacer con madera, además de casa obviamente.

Vamos subiendo la montaña y nos encontramos con esta iglesia. Por fuera se ve el trabajo artesanal pero por dentro fue una sorpresa para nosotros. Jamas nos imaginamos que existían iglesias asi.

Cada centimetro esta decorado con madera. Vengo de un país donde tambien se utiliza mucho la madera pero jamas jamas hubiera imaginado que algo tan espectacular se podía hacer solo con madera. Parece oro opaco por decir de alguna manera pero por sobre todas las cosas se nota el trabajo minucioso y detallista en cada rincón.

Hay algo inexplicable de Polonia, algo que voy a intentar explicar pero no se si voy a lograrlo. Polonia es el único país que visite hasta ahora donde hay una especie de energía positiva en todas partes. Creo que tiene que ver con la fuerte religiosidad lo que va acompañado de una vida en busca de lo correcto y el amor al prójimo y todo lo que el amor a Dios conlleva. Aquí, la gente nos saluda con un sonrisa a pesar de que se nota a leguas que no somos locales y sobre nuestra ausencia de conocimiento del polaco. Las iglesias siempre están abiertas y con gente dentro rezando. Donde sea que uno mire la gente esta riendo y hablando con sus vecinos o amigos en tono feliz y jocoso. Es sin duda uno de los ambientes más lindos que tuve la oportunidad de conocer.

A pesar que había terminado el invierno, todavía había mucha nieve subiendo la montaña. A partir de aquí tengo que pedir disculpas ya que mi equipo no hace justicia y las imágenes dejan mucho mucho detrás. Pero puede ya hacerse uno una idea de lo que consiste el paisaje. Parecía un perrito con la lengua afuera y la cabeza en la ventanilla.

Mi sueño se materializa en esta vivienda con vista a las montañas subrayadas con los pinos y enmarcada en nubes. Se respira pureza y tranquilidad.

Caminamos a uno de los miradores sin tener idea de lo que nos espera, pero vamos curioseando por los pasillos la vista a las montañas.

Al costado derecho tenemos las montañas y al izquierdo la vista de la ciudad con la iglesia más alta de toda Polonia. Eso nos dice que estamos en la zona más alta de Polonia. Y eso se puede comprobar en los siguientes metros cuando lleguemos al mirador.

Llegamos, aqui. Este es el punto más importante de mi viaje y por sobre todo, de mi vida turística. No encuentro manera de describir lo que se siente estar sentado ante tal inmensidad. Creo que existe una especie de encuentro con uno mismo, con el humano, con todo ese ego interior que uno tiene. Nos sentamos y nos sentimos solos, pero al mismo tiempo cerca de todo, cerca de Dios, cerca del que esta a nuestro lado disfrutando de ese paisaje. Hay algo en esta inmensidad que nos hace humildes y nos hace sentir que somos mucho más pequeños de lo que pensamos, nos hace refelxionar en lo que hemos logrado y el hecho de vivir la vida en este gigantesco planeta nos envuelven en una mezcla de humildad y orgullo. No creo que yo pueda explicar el sentimiento personal de cada uno, creo que este punto toca distintos lugares del corazón de cada persona, pero estoy segura que nadie llega aquí y vuelve siendo el mismo. Me contaron que una de las puntas (más adelante se ve en fotos) era uno de los punto predilectos del Papa Juan Pablo II, y puedo acercarme a entender el porque. Hay una mezcla de todo en esto de estar en la altura, solo, respirando el aire más puro que se puede respirar y observando la magnitud del universo.

Comprendo a los escaladores y a todos aquellos que aman las montañas ser adictos a esta especie de magia y milagro. Desde este día me convertí también en amante de ellas. Tal vez mucho tiene que ver con que vengo de un país donde no existe nieve ni montañas o tal vez no tiene nada que ver. Pero hoy puedo decir que este es uno de mis lugares preferidos en el mundo y que me seduce la idea de tomarme unos meses de vacaciones y disfrutar de la tranquilidad y la magnifica atmósfera que tiene para ofrecer. Si tuviera que resumir esta zona en unas palabras sería como dice el post, El Cielo En La Tierra.

Luego de respirar hondo y aceptar que no podemos quedarnos a vivir aquí, al menos no ahora mismo, continuamos camino. Abajo vamos notando que nos acercamos a zona turística, la ciudad que se ve a los pies de la montaña es Zakopane, la ciudad de deportes de invierno más visitada de Polonia y también llamada como “la ciudad de invierno”. Y por ende también uno de los puntos más turísticos de la zona.

Al salir nos encontramos con uno de los muchos monumentos que recuerdan la visita del Papa Juan Pablo II, aquí en la foto de abajo dice “Hagan fuego aquí donde la gente camino y no los dejen perderse en la obscuridad”.

Al bajar hasta Zakopane, todo esto regado de casas que nos enamoran por su arquitectura montañosa, visitamos el Santuario de Nuestra Señora de Fatima. Fue construida en agradecimiento por haber salvado la vida del Papa Juan Pablo II luego del atentado en 1981. Fue construida entre los años 1987-1992 y fue bendecida por el Papa Juan Pablo II en 1997.

No puedo evitar repetir que sorprender la arquitectura de la iglesia, no solo por su modernidad y por tomar detalles de la arquitectura tradicional de la zona sino también por su tamaño y por la diferencia y el contraste de su interior y exterior.

Al salir de la iglesia accedemos por el costado a la estatua de la Virgen de Fatima, que fue donada por el Cardenal polaco Stefan Wyszynski.

A nuestras espaldas están las montañas Tatry que es la vista que se tiene dando espaldas a la iglesia.

Continuamos caminando y nos encontramos con una estatua de Pallotti ya que la estatua de Fatima fue donada por el Cardenal pero estuvo guardada en una capilla construida en 1951 a lado de la residencia de pallottinos. Con el paso del tiempo se convirtió en un santuario de la Virgen de Fatima para luego iniciar la construcción de la iglesia en 1982. Hasta hoy los pallottinos siguen cuidando y divulgando el culto a la Virgen de Fatima.

Continuamos bajando por un camionero que no solo marca el vía crucis en imágenes de madera sino tambien la reproducción en otros material de imágenes como La Piedad.

Hasta llegar a un altar inmenso y decorados con figuras de madera. En este altar el Papa celebró misa en su visita en 1997 y frente al mismo una estatua del Papa Juan Pablo II junto a su fiel secretario, el Arzobispo Stanislaw Dziwisz.

El lugar es visitado cada año por alrededor de 300.000 peregrinos.

Las imágenes talladas en madera corresponden tanto al Antiguo como al Nuevo Testamento.

Al salir podemos ver la perfecta posición de la estatua del Papa frente a la iglesia y al fondo la cruz que nos muestra uno de sus lugares predilectos. La cruz esta allí desde 1901 y es destino de muchos peregrinos que toman alguno de los caminos que los lleva hasta ahi. Este pico se llama Giewont y es el punto más alto del Oeste Tatry a sus 1.895 metros sobre el nivel del mar. También llamada de “caballero que descansa” por la forma que tiene ya que Giewont esta formada por tres picos Maly Giewont 1.728 m., Wielki Giewont 1.895 m. y Dlugi Giewont 1.867 m. La imagen del caballero se forma teniendo como referencia la cruz, esta ubicada en lo que seria su nariz y mas arriba las cejas, imaginando que el gigante se encuentra descansando boca arriba).

Existe la leyenda antigua de que en la cima existen caballeros que descansan hasta que Polonia se encuentre en peligro y allí se despertaran para protegerla.

Muchos de los caminos hoy están clausurados ya que por su dificultad han perdido la vida muchos escaladores. Inclusive la cruz es muy peligrosa durante las tormentas ya que atrae una gran cantidad de rayos. En una ocasión un grupo de personas sufrió una de las tormentas y 4 personas perdieron la vida. Tomando los respectivos cuidados el lugar ofrece una variedad local de plantas que solo se pueden apreciar en el trayecto a la cima.

El Papa era de esta zona y amante de los deportes como el remo, escalar y otros, los cuales formaban parte de su manera de atraer jóvenes a la iglesia en sus inicios.

Saliendo de la iglesia nos dirigimos al estacionamiento donde no se ausentan las esculturas en madera y nuestra vista no descansa con los paisajes que nos ofrece esta zona ya que muy accidentada, apenas unos pasos y nos encontramos en en alturas variantes y ángulos distintos de esta ciudad.

Bajamos hasta el centro de la ciudad y también el área turística donde ya se notan las tiendas de souvenir y los hoteles y hostales. Todos ellos sin perder su toque local.

La calle principal es preciosa, y regada de vendedores ambulantes de uno de los mejores quesos que probé. El Ocypek, se hace con leche de oveja mezclado con leche de vaca y varia su nombre dependiendo del diseño que tiene, el sabor es ahumado entonces se parece al provolone pero con una textura menos compacta. Se come frio y tambien hay locales que sirven caliente. Hoy ya forma parte de los quesos con Denominacion de Origen Controlado

A pesar de que las tiendas lujosas y restaurantes no se pierden los detalles y adornos en maderas que no nos permiten sentirnos en otro lugar y es una de las cosas más lindas de estar en una zona turística.

En los restaurantes se puede degustar cerveza local y uno de los platillos tradicionales son papas asadas con una manteca de ajo y hierbas. Riquísimo!

La ciudad cuenta con un museo donde se puede apreciar aspectos de la vida en la montaña, ropas tradicionales, animales de la zona y mucho más. Muy recomendado si están en la zona.

Y llegamos más adelante al Cementerio de Stary, el cementerio más antiguo de Zakopane en el cual por respeto no tome fotos dentro pero un sitio muy particular ya que las tumbas están adornadas con esculturas en madera de todo tipo. Desde el siglo 19, en este cementerio cambien descansan las personas que más significan para la ciudad de Zakopane. Para los habitantes es todo un honor tener un sitio aquí. Importantes artesanos, poetas, arquitectos además de otras profesiones tiene su espacio en este cementerio. Se destaca la tumba de Andrew Chramiec, el doctor, el primer montañés en obtener educación terciaria.

El cementerio se encuentra en la parte posterior de una de las iglesias de este lugar, la Iglesia de San Clemente en polaco Pęksowy Brzyzek construida en 1848. Dentro, de tamaño pequeño pero no menos adornada al mejor estilo de la zona llena de escultura y adornos en madera, a pesar de esto el altar se caracteriza por su simplicidad y nos invita a reflexionar y meditar en medio del ruido y movimiento de la ciudad.

Abajo, otra de las iglesias en Zakopane, esta ya de aspecto mucho más moderno.

Nos dirigimos a otro de los puntos importantes de esta zona y estos son los dos gigantescos toboganes de esquí. El más grande de Polonia se comenzó a utilizar en 1925. Pero su utilización cumbre tiene lugar en 1990 en el campeonato mundial de salto ski. La gradería principal tiene capacidad para 50.000 espectadores y la iluminación permite la utilización de los saltos una vez que cae la noche.

Continuamos en las carreteras de la ciudad y a medida que cambia la luz del sol también se visten en distintos colores las montañas y el verde a su alrededor. Con absoluta envidia a los moradores que se despiertan con semejante vista seguimos nuestro recorrido subiendo y bajando por las carreteras.

Luego de este viaje a través de las montañas y los distintos pueblos que existen en sus diferentes alturas llegamos a la famosísima Bachledówka. El nombre se dice que proviene de un hombre llamado Bachleda que se estableció en este lugar. Esta iglesia se encuentra a 1000 metros sobre el nivel del mar y es considerada la más hermosa de las iglesias en las montañas Tatry. La misma pertenece a los Padres de Nuestra Señora de Czestochowa y es la imagen que se encuentra en el interior de la iglesia.

A la entrada nos encontramos con un busto del Papa Juan Pablo II y dentro nos sorprende la delicadeza de sus adornos. Los detalles no son abrumadores pero no dejan lugar a dudas sobre el trabajo artesanal del mismo. Los mismos se manifiestan no como algo ostentoso sino como el producto del amor de este pueblo a Dios y su respeto y agradecimiento. Todo esto lo vemos materializado en sus iglesias en el cual se respiran todas están sensaciones. Visitar estos lugares es sin duda, un abrazo tibio al corazón católico que tiende a enfriarse de tanto en tanto.

En ciertas locaciones nos encontramos con mapas que nos guían a través de caminos que recorrió el Papa Juan Pablo II.

Andando por la zona tenemos la oportunidad de caminar por los bosques, la actividad es permitida a cazadores con el permiso correspondiente ya que es zona protegida. Alli se erige una pequeña capillita con imágenes de la protectora de los cazadores.

Luego de una larga caminata, donde nos empapamos de la flora de la zona y llenamos los pulmones de aire puro, llegamos a un punto donde aparece el Papa Juan Pablo II y nos recuerda que estamos en su zona por decir de una manera.

En uno de los puntos altos de Nowy Targ encontramos una enorme cruz y además disfrutamos de la caída del sol.

Saliendo de allí y dirigiéndonos a nuestro ultimo destino pasamos por la gasolinera que ostenta el titulo de la más alta del mundo y desde la cual se puede disfrutar de una privilegiada vista a las montañas Tatry así como se puede ver al fondo.

Andando mucho llegamos a la frontera con Eslovaquia, un poco antes en realidad, donde nos encontramos con una pequeña hidroeléctrica y su represa, y tambien el Castillo Niedzica.

Este castillo perteneció a varios miembros de la aristocracia húngara y hoy es en parte museo y en parte restaurante con habitaciones. Se puede visitar y disfrutar de artículos que datan de siglos 13 y 19. Existe una leyenda de que esconde un tesor. El castillo apareció en libros de aventuras, en tapas de libros y tambien en series de televisión. Es uno de los mas bellos y fotografiados de la zona.

La vista de abajo la obtenemos parados en medio de la represa.

La represa nos ofrece a un lado la vista al castillo y al otro las montañas ya en Eslovaquia.

En la represa un artista adorna el lugar con una obra en 3D.

Nos acercamos a la frontera y vamos unas pocas cuadras dentro para ver como el cambio de idioma en los carteles y la arquitectura cambian inmediatamente. Pero dejamos Eslovaquia para otra visita.

En un día lluvioso y nublado como pueden ver igual este lugar maravilloso nos regala imágenes que quedan gravadas en nuestra memoria para siempre: como la imagen de abajo.

Nos dirigimos al ultimo lugar que visitaremos en esta zona y este es el Castillo Czorsztyn. Se construye en 1350 a modo de tener un lugar seguro en la frontera en aquella época ordenada por el Gran Casimir Rey de Polonia.

El castillo parece de película y no es ilusión, ya que ya fue filmado y utilizado en series de televisión y películas.

Con estas imágenes me despido y espero encontrarles en el siguiente post sobre Cracovia en Polonia.

Espero que hayan disfrutado y no duden en comentar y compartir el post, hasta pronto!

2 thoughts on “Zakopane – El Cielo en la Tierra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook IconMeinewanderlust