Rothenburg ob der Tauber – La Ciudad de Pinocho

Rothenburg ob der Tauber es tambien conocida como la ciudad de Pinocho.

En un nublado día de otoño la recorrimos y te invitamos a venir con nosotros.

Para tener una idea de lo que haremos, les mostramos la entrada al casco antiguo. La ciudad se encuentra amurallada y el solo hecho de cruzar estos pórticos nos ayuda a entrar en clima “cuento de hadas”.

La Ruta Romántica y varias referencias

Rothenburg, a pesar de ser una ciudad pequeña, se llena de turistas pues se encuentra en la Ruta Romántica. La Ruta Romántica es una “ruta”, es decir, un recorrido de 350 kilómetros en donde se pasa por lugares en donde abundan los castillos y las ciudades medievales. Existen variaciones de esta ruta. Algunos recorridos se concentran en Alemania y otros empiezan en Austria y terminan en otro país.

De todos los lugares donde esta ruta se promociona, los que más parecen sentirse atraídos por ella son los japoneses. Apenas cruzamos el portal de la ciudad medieval y podemos notar la importante presencia del turismo japonés, no solo por la cantidad de restaurantes si no que también muchos de los carteles y menús se encuentran en este idioma. Esto se debe, en parte, a que este pueblo fue inspiración para un animé muy famoso “A Little Snow Fairy Sugar”. El pueblo en el animé se llama Muhlenberg.

Otra historia similar? la que mencionamos en el título. Pues el Pinocho de Disney vive en un pueblo inspirado por esta ciudad. Al ver la cantidad de madera que se utiliza para los adornos navideños podemos imaginar la vida de Pinocho por aquí.

En un tono menos “de hadas” mencionamos también que unas escenas de Harry Potter fueron filmadas en esta ciudad y corresponden al robo de la varita de la casa de Gregorovitch.

Las de arriba corresponden a “A Little Snow Fairy Sugar” y las de abajo a “Pinocchio”.

Harry Potter.

Si nos siguen hace tiempo, podrán recordar la visita a Heidelberg. Heidelberg es la hermana melliza de esta ciudad. Encontramos inclusive la misma cadena de tiendas, las mismas de decoraciones navideñas y la misma sensación de cuento de hadas. A diferencia de que en Heidelberg hay un castillo, y que es una ciudad universitaria por lo que no nos sentimos en una ciudad 100% turística.

La muralla de la ciudad

Apenas entramos y un cartel nos indica que podemos subir a la muralla. A pesar de no poder hacer la vuelta completa, sí se puede caminar un gran trecho de la ciudad en estos 9 metros altura. La vista es maravillosa.

Existen varias puertas, o “Tor” que se pueden reconocer también por la altura de las torres bajo las que se encuentran. Cada uno tiene un nombre especifico, como Klingentor, Galgentor, Burgtor y otras.

Como la ciudad fue afectada por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, se sirvió de las donaciones y ayudas de empresas y familias para su reconstrucción. Estas se encuentran agradecidas en placas a lo largo de esta muralla.

Uno de los primeros sitios que encontramos es esta interesante casa en la punta de una cuadra.

Se llama Gerlachschmiede y su dueño era Georg Gerlach, y no es una casa cualquiera.

Es una casa que fue destruída por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, pero que fue completamente reconstruida en 1951 con MUCHISIMA atención a los detalles, lo que la hace especial. Es uno de los bellos ejemplos de la arquitectura tradicional. Una Fachwerkhaus que servia de herrería, inclusive el escudo que se ve en su fachada fue forjado por el herrero que vivía y trabajaba aquí. Hasta 1967 se trabajó en “zapatos” de caballos y otros trabajos de herrería pero actualmente es una vivienda privada.

Cabe destacar que si nos recuerda a cuentos de hadas es porque no hay que olvidar que los Hermanos Grimm eran alemanes, por lo tanto cuando escribieron sus cuentos (que de hadas no tenían nada así como les contamos en el post sobre Marburg) y fueron estos utilizados de inspiración para cuentos infantiles, los dibujantes usaron ciudades en las que imaginaron a estos personajes.

Como sabemos que Walt Disney estuvo recorriendo Baviera, debido a que utilizó el Neuschwanstein como inspiración para el castillo de la Bella Durmiente, también fue Rothenburg la ciudad que inspiró a su versión de Pinocchio, a pesar de ser este un personaje italiano basado en un cuento escrito por un italiano, Carlo Collodi. Así que entendemos este aire de cuentos de hadas que tanto se repite en los sitios turísticos, postales y otros blogs.

En la ciudad tenemos la opción de visitar varios museos como son el museo del crimen, imagínense que estamos en una ciudad medieval, así como el museo de la historia de Rothenburg que tiene muchas buenas críticas pero que no pudimos visitar en esta ocasión.

Nos adentramos en la ciudad

Abundan las tiendas de artesanias, en especial todo lo referente a adornos navideños pero también encontramos tiendas como la que vemos abajo, que se dedican desde 1893 a la Lavanda. El olor al pasar a lado es embriagante.

A pesar de ser la esquina de Plönlein la más famosa, podemos ver en los alrededores otros sitios igual de bellos. De todas maneras, Plönlein es la postal de esta ciudad así que no queremos cambiarla. Y en un rato hablaremos de ella.

El nombre e Rothenburg proviene del significado “Fortaleza Roja” la parte de ob der Tauber, indica que esta a orillas del río Tauber. Se acuerdan cuando hablamos de la terminación burg?. En este caso se aplica, pues a pesar de que ya no podemos verlo, anteriormente existía aquí un castillo en la parte más alta de la ciudad. Actualmente se pueden visitar todavía los jardines del castillo, pero ya no el castillo en sí.

Porque la ciudad mantiene el estilo del siglo 17? Pues esto se debe a que en su larga historia, que empieza cerca del año 950, luego de la Guerra de los Treinta Años (1631) vino la peste bubónica y con ella la muerte de casi toda la población, quedando la ciudad en abandono sin dinero ni poder, pero congelando su aspecto para su posterior rehabilitación.

Respecto a la Guerra de los Treina Años, cuenta la leyenda que cuando la ciudad fue tomada por el Comandante Tilly, los consejeros de la ciudad desesperados le ofrecieron un botellón de tres litros de vino para que la liberase. El Comandante Tilly tomo la ocasión como una oportunidad de diversión y dijo que liberaría la ciudad si alguien pudiese tomar la botella completa de una sola vez.

El alcalde de la ciudad dio un paso al frente y se ofreció para cumplir la tarea. Lo hizo con éxito y en base a esta leyenda se celebra anualmente el festival Meistertrunk, donde además de teatros y concursos que reviven esta historia, también se cuentan con juegos y atracciones varias. Toda una festividad.

Fue en 1800 que varios artistas y escritores visitaron la ciudad y quedaron sorprendidos, enamorados e inspirados por ella y es aquí cuando se comienzan a tomar medidas para su preservación. Más adelante, con la venida de los Nazis, la ciudad fue tomada como ejemplo de “todo lo más alemán”y muchos soldados se instalaron aquí, provocando el bombardeo de esta por más de 15 aviones y destruyendo más de 300 edificios históricos. Después de esta devastadora destrucción se pasó a su posterior reconstrucción de la cual habíamos hablado al comienzo de este post.

Apenas pasamos la torre que vemos arriba, nos encontramos con una explosión de turistas. Esto se debe que ingresamos a la parte más céntrica de la ciudad. A pasitos de Plönlein y de la plaza del Ayuntamiento.

El famoso Plönlein

La imagen que vemos abajo corresponde al, ya mencionado varias veces en este post, Plönlein.

El nombre Plönlein corresponde a este espacio entre estas dos calles. Actualmente se considera solo a la casa amarilla que vemos en la foto. Más fotos de este lugar? Pues como es uno de los lugares más fotografiados de Alemania dejo las fotos del Plönlein para los cerca de 1 millón de personas que visitan anualmente la ciudad. Así es que en internet pueden ver la imagen desde todos los posibles ángulos y en todos los horarios del día y por que no, en todas las estaciones del año.

Nosotros continuamos caminando por las calles y fotografiando los pintorescos carteles, restaurantes y hoteles. Las Fachwerkhäuser y las entradas a las coloridas tiendas y museos.

La plaza central

Cuando el sol sale nos ilumina a la preciosa Marktplatz o Plaza del Mercado que se encuentra frente al ayuntamiento.

El Ayuntamiento es el edificio marrón de estilo renacentista y con partes de estilo gótico. El edificio blanco que vemos a la derecha es una antigua cervecería que actualmente corresponde a la oficina de turismo y que en la punta de su torre guarda un reloj que suena y es hoy día una atracción turística. Por este motivo también se llama Torre del Reloj.

Todavía en la plaza encontramos preciosos ejemplos de Fachwerkhaus. Y a otros lados restaurantes y cafés así como más tiendas, entre las que destaco la tienda de Ositos de Peluche.

La farmacia Marien-Apotheke se encuentra en funcionamiento desde 1812.

De esta hermosa plaza continuamos camino al Museo, al que no entramos, y luego a la iglesia.

Vemos un auto antiguo que realiza uno de los tantos tours particulares que se puede alquilar en la ciudad. Tambien existen tour nocturnos, tour en grupo y en varios idiomas. Las ofertas turísticas aquí son bastantes y las hay en varios idiomas. El flujo de gente en las calles depende de la zona y la horas. Debido a que muchos grupos llega en bus, podemos notar como lugares como el codiciado Plönlein se llena de a ratos y luego de unos minutos se encuentra practicante vacío.

La iglesia St. Jakob

Desde aquí vemos parte del edificio de la Iglesia de St. Jakob, la que visitaremos enseguida. Es el edificio marrón que tiene una calle atravesándolo.

Abajo, el museo.

Llegamos a la INMENSA iglesia de St. Jakob.

Se acuerdan del túnel? Pues aquí lo vemos de cerca.

La iglesia fue construida entre 1310 y 1480. Y St. Jakob corresponde al nombre Santiago.

Lo más llamativo es el tallado en madera que se encuentra en el segundo piso, pero el altar es igual de interesante. Diariamente y de manera gratuita la gente de la iglesia se encarga de explicar durante una hora lo que hace a este altar tan importante.

Observamos elementos interesantes como que uno de los apóstoles lleva lentes (gafas), cosa que no existía en esa época.

Una vez hablado sobre la parte frontal, pasamos a subir al altar y ver la parte posterior.

Aqui vemos parte de la historia de santos, la imagen de la cara de Cristo afectada por los besos de los peregrinos.

Debido al deterioro se prohibió continuar besando la imagen.

Tilman Riemenschneider es el artista detrás de este maravilloso trabajo en madera. La habitación se encuentra en penumbras para proteger la madera y también porque todo este trabajo es en realidad un relicario. Este guarda una reliquia, la sangre de Cristo.

El trabajo es tan delicado y detallado que uno queda hipnotizado. Perdón, pero las fotos no le hacen justicia. En una próxima visita me armo de tiempo y un trípode. Prometo.

Ya casi terminando el recorrido podemos ver como se realiza el mantenimiento de las calles. Como son los bloques viejos y como son los nuevos. Como se realiza el cuidado para que estos sigan en condiciones para recibir los miles de turistas diariamente.

La tienda navideña

Ya terminado no queremos olvidar el aspecto navideño de este lugar. Entre los museos que se pueden visitar se encuentra el Museo de la Navidad. Un museo interesantísimo que nos cuenta como fueron cambiando los adornos navideños en la historia y como estos se vieron afectados por eventos históricos como la revolucion industrial, la creación del plástico y muchos otros.

Pero sin duda, la tienda más visitada es la Käthe Wohlfart. Pueden reconocerla por el vehículo con regalos que se encuentra enfrente. En su interior están prohibidas las fotografías y como saben, somos muy obedientes en ese aspecto.

Pero, imagínense la tienda más grande de artículos navideños y luego mutipliquen por dos y ahí estarán más o menos cerca de las dimensiones de esta tienda. Por este motivo y por el pintoresco mercado navideño es que muchos llaman a Rothenburg de “la ciudad de la navidad” o nombres parecidos.

La verdad es que Wilhem y Käthe Wohlfart, iniciaron este interesante negocio.

Esto empieza en 1963, cerca de Stuttgart, cuando Käthe y Wilhelm recibieron a sus amigos americanos que los visitaban por Navidad, esto se debe a que habían muchos soldados americanos estacionados en ciertas zonas de Alemania. Ellos tenían en su casa una cajita musical de madera, tradicional de Alemania, que habían traído de su ciudad natal en el estado de Sachsen.

La familia de americanos quedó fascinada con esta cajita pero (según algunos sitios) debido a que ellos la habían recibido de regalo no pudieron obsequiársela.

El punto es que pensaron en regalarles otra cajita, así que cuando fueron a su ciudad en el estado de Sachsen a buscar una igual, todos los negocios ya habían apartado y guardado todos los adornos y regalos navideños. Les fue imposible encontrar algo parecido.

Continuaron buscando pero fue recién en Febrero cuando consiguieron un sitio que les pueda vender. El problema era que se trataba de un proveedor y que solo trabajaba con ventas de un mínimo de 10 unidades. Así que fue a la estación del soldado y le entregó su regalo tardío. Contento, le dijo que tal vez otros soldados iban a estar interesados en las 9 cajitas que le sobraban, así que fue puerta a puerta hasta que vendió las 9 restantes. El problema? eso estaba prohibido y fue detenido por la policia de la base militar. El lado bueno? al policía también le gustó la cajita y le sugirió que la vendiese en la feria semanal que realizaban las esposas de los soldados. Fue un éxito y además de la cajita fue agregando otros productos. Finalmente en 1964 abren su primera tienda en Herrenberg, cerca de Stuttgart. Porque llevó el nombre de Käthe? pues porque Wilhelm todavía mantenía su trabajo en una empresa de computadoras y no podía hacerse cargo a tiempo completo.

Con mucho éxito, en 1977 se mudan a Rothenburg y establecen aquí su casa central. Wilhelm deja este mundo en el 2001 y desde allí es su hijo Harald quien toma las riendas del negocio.

Actualmente venden sus productos online donde su catálogo supera los 30.000 ítems. Además tienen tiendas en 7 ciudades alemanas, una en Belgica, una en Francia, una en Inglaterra y una Estados Unidos.

Así que con esta tienda en donde es navidad todo el año, nos despedimos y esperamos que hayan disfrutado! Nos vemos la próxima! No se olviden de subscribir!

Deja un comentario en: “Rothenburg ob der Tauber – La Ciudad de Pinocho

  • julio 24, 2017 en 4:01 pm
    Permalink

    Wow, esta ciudad es bellísima. Anotada para la próxima.
    Excelente el post.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook IconMeinewanderlust