Darmstadt (Parte 3) La iglesia de St. Ludwig y los jardines del principe

Para ir cerrando este post sobre Darmstadt y habiendo recorrido ya los edificios más simbólicos de la ciudad, no quería dejar pasar la iglesia de St. Ludwig o Iglesia de San Luis. Esta iglesia que se encuentra ubicada a metros de Luisenplatz y forma parte del “skyline” de la ciudad, esconde una historia que pocos conocen y que hace que su belleza interior sea aún más deslumbrante.

Ubicada al final de un pasillo en la peatonal, nos llama la atención ya que se alza en aquella subida del terreno natural, lo cual la hace visible desde varios puntos altos de la ciudad. La forma semicircular del techo hace de ella una silueta inconfundible y ello no es una casualidad.

La historia de esta iglesia empieza cuando Darmstadt se convierte en capital del ducado Hesse-Darmstadt. Allí es cuando deciden construir una iglesia que sea representativa, ya que el arzobispado en ese momento se encontraba en la ciudad de Mainz y querían transladarlo a Darmstadt. El elegido para este trabajo fue el arquitecto Georg Moller. La construcción empezó en 1822 y concluyó en 1827 a tiempo para el aniversario 50 de casamiento del duque.

Teniendo en cuenta el tiempo en el que fue construida hay que saber que el minimalismo de su interior no fue aceptado. Habiendo visitado tantas iglesia es fácil sorprenderse de lo diferente que es esta iglesia por dentro y por fuera.

Se preguntan si es original o fue recontruia después de la guerra. La verdad es que fue bastante destruida por los bombardeos, pero las columnas se mantuvieron en pie, tal es así que cuentan que se celebró una misa luego de la guerra, sin techo, a cielo abierto.

Pero lo mas importante de esta iglesia es lo que el arquitecto quiso decir con su construcción. La cúpula tiene 33 metros de diámetro y es inevitable mirar arriba hipnotizado por los colores en degradé y la inmensidad de ella. Sostenida por 28 columnas de 18,80 metros de altura, la cúpula es una metáfora. En la cima, una escultura creada por Rudolf Hoflerhner nos trae a la Santisima Trinidad. Todo esto tiene un significado: los feligreses se encuentran todos bajo la Santisima Trinidad y de ella cae el secreto divino que va cambiando de color a medida que se acerca a la iglesia simbolizado por el color azul.

La cúpula representa a la Tierra. Cerrada y encerrándonos a nosotros pero Dios abre la luz y nos derrama la luz desde arriba. Es una metáfora de la unión entre el cielo y la tierra y de Dios, la Santisima Trinidad, como nexo en esa unión. Es en realidad una obra de arte. Y creo que la obra cobra vida cuando al entrar experimentamos cada uno, una sensación única e irrepetible. Para mi, el lugar mas especial en Darmstadt.

Saliendo de la iglesia y mirando a la izquierda nos encontramos con el Staatstheater o Teatro Municipal. Los “hongos” son entradas al estacionamiento subterráneo y se iluminan por la noche. El espacio verde del centro es punto de encuentro en verano y un lugar maravilloso para disfrutar de los rayos del sol.

El mismo existe desde el año 1711 pero fue sufriendo ampliaciones y modificaciones a través de los años. El mismo fue destruido casi en su totalidad en los ya mencionados bombardeos del 11 y 12 de septiembre de 1944 y el actual fue inaugurado en 1972 y es un diseño de Rolf Pragne. Se considera muy bien preparada y ha recibido operas importantes a través de los años. El teatro tiene capacidad para casi 1000 personas y es una de las imágenes más famosas de la ciudad de Darmstadt.

Caminamos de nuevo por Luisenplatz y nos dirigimos a Marktplatz, pasamos por el Schloss y nos dirigimos a su entrada Oeste que es la que se encuentra en al foto de abajo.

Enfrente a esta entrada está el Museo Estatal de Hesse o Hessisches Landesmuseum con su característica torre y a lado de el nos encontramos con este bellísimo edificio amarillo que se encuentra frente al edificio central de la TU-Darmstadt y a lado del Darmstadtium.

A lado del museo tenemos este edificio amarillo que corresponde al Hessisches Staatsarchiv Darmstadt que significa que es la sede del Archivo Estatal de Hesse en Darmstadt también conocida como Casa de la Historia o Haus der Geschichte. Aquí tambien se realiza anualmente el mayor mercado de pulgas de la ciudad y otros eventos importantes como conciertos y ferias.

Continuamos caminando y llegamos al Herrngarten. Un parque inmenso que se encuentra a 100 metros del Schloss y a 50 metros del edificio principal de la TU-Darmstadt y a 60 metros del Darmstadtium. Para que se imaginen lo cerca que esta todo.

Este parque podríamos decir que es el pulmón de la ciudad. Este jardín es el más antiguo de la ciudad y se formó de la unión intencional de tres jardines. Se calcula que está desde el siglo XVI y hoy día es punto de encuentro durante la semana para familias que pueden caminar con sus bebes, sus perros y practicar deportes. Además es utilizado como atajo por estudiantes y personas que disfrutan de mucho verde como recreo para lo ojos en el día a día.

El parque cuenta con una serie de esculturas y monumentos. Este de arriba es el monumento a Goethe. También se puede encontrar la tumba de la condesa Karoline que fue quien decidió convertir este lugar en un jardín ingles.

Casi al final del jardín este portón nos invita a conocer el Prinz-Georgs-Garten. En 1748, nace de la unión de dos jardines creando este lugar maravilloso que no solo es precioso en verano y primavera sino también en todas las estaciones del año. Cuenta con fuentes de agua, relojes solares, bancos y una serie de mariposas y picaflores que vienen a visitar las flores en primavera. El jardín requiere de más de una docena de jardineros a lo largo del año para su manutención. Pero es un trabajo que vale la pena.

Prettlack’sche Gartenhaus es el nombre de este edificio y era una casa de jardín en cierto estilo barroco. La pintura hace un juego visual que nos hace creer que son molduras, una pintura que fue restaurada en el 2001 y hace de este edificio una obra de arte. Actualmente funciona como una pequeña biblioteca con zona de lectura en la que cualquier persona puede tomar un libro prestado y leerlo en alguno de los espacios del hermoso jardín.

Al mirar a nuestra izquierda vemos al fondo el Prinz-Georg-Palais que es en realidad una casa de jardín que sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y hoy es un museo de porcelana que exhibe la colección china Gran Ducal y que está abierto todo el año a todo el público.

El “palacio” es pequeño y yendo a la parte opuesta nos damos cuenta que existe una entrada o salida, dependiendo de donde vengamos, que nos anuncia el final del recorrido.

Miramos a la derecha y esta iglesia que ya había asomado su torre en el jardín nos saluda.

Normalmente evito quitar fotos dentro de las iglesias. Así que salvo sea algo extraordinario no verán fotos de ellas por aquí. No significa que no sean hermosas, sino simplemente es una cuestión personal. Mas arriba vieron el interior de la iglesia de St. Ludwig pero no creo que suba fotografías de todas las iglesias que visite. Creo que las fotos no hacen justicia a los detalles y la sensación que se tiene al entrar a cada una de ellas. También muchas se parecen en arquitectura y la saturación de imágenes puede hacer que vaya perdiendo la magia lo que no es justo para ninguna de ellas.

Achteckiges Haus o Casa Octogonal Es una construcción renacentista construida por Jakob Müller poco antes de 1627 para el Canciller Aton Wolff de Todenwarth como casa de jardín de dos plantas. La misma esta construida sobre un sótano de cuatro bóvedas y una columna central. En 1854 pasó a ser utilizada como hospital hasta 1883. En 1976 volvió a ser restaurada y es utilizada hoy en día como oficina para el Coro de Conciertos de Darmstadt.

Por ultimo vistamos el Orangerie-Park. El edificio fue construido por Remy de la Fose y el jardín por el jardinero de la corte Ehret de Heidelberg. Rodeado de arboles de naranjos, este lugar esta divido en 3 niveles distintos lo que hace que el jardín se sienta distinto en cada nivel. Hoy día ya no funciona como invernadero de naranjos sino como Restaurant y espacio para actuaciones y ensayos. Un lugar digno de visitar especialmente en primavera y verano con sus fuentes y flores. Igual, el edificio de 1719 es de por sí un placer a los ojos.

Así nos despedimos de Darmstadt. Ciudad que nos enseña lo grande y maravillosa que es la historia alemana y que hasta las ciudades más pequeñas tienen mucho más de lo que uno se imagina para ofrecer. Hasta la próxima!

2 thoughts on “Darmstadt (Parte 3) La iglesia de St. Ludwig y los jardines del principe

  • febrero 5, 2014 en 1:28 am
    Permalink

    Me encantaron las tres partes. Hice comentarios en el primero pero por algún motivo no podia publicar mi comentario, Igual quiero decir que esta ciudad es hermosa y que amaría conocerla. Ese jardín Prinz-Georgs-Garten me da una sensación mágica, imagino lo que debe ser en vivo.

    Responder
  • febrero 20, 2015 en 4:03 pm
    Permalink

    Muchisimas gracias por tu comentario!! así es… creo que lo que mas sorprende y emociona es "descubrir" lugares nuevo, lugares y edificios que nunca vimos (en fotos o en persona)… Gracias por leernos! =o))) Ter esperamos siempre por el blog

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook IconMeinewanderlust