De Panne – El Mar en invierno desde Bélgica

De Panne

Entre la fontrera con Francia y el Mar del Norte encontramos esta pintoresca ciudad de veraneo. En nuestro caso, de invierneo pues la visitamos en invierno. Ya saben mi pasión por el mar en invierno así que no pueden sorprenderse de que ma haya encantado esta ciudad.

Vamos llegando y podemos notar que ya no estamos en Valonia. El estilo de las casas cambia por completo.

Según la historia, el primer yate de la historia se construyó aquí, en 1898 por los hermanos Dumont. También vivieron aquí los reyes de Belgica durante la Primera Guerra Mundial. Y más adelante se verá la estatua en honor al primer rey de Bélgica Leopoldo I, que llegó desde Inglaterra a De Panne en 1831 cuando en realidad se dirigía a Calais, Francia. Esta fue la primera vez que pisó territorio belga.

Llegamos una tarde lluviosa y ya casi cuando caía el sol. No fuimos hasta la misma frontera pues se hacia de noche, pero llegamos bastante cerca.

Existe una linea de tranvía que nos lleva por toda la costa belga, la cual, a pesar de pequeña, existe. Para mí, que vengo de un país mediterráneo, una costa pequeña es costa al fin.

A lo largo de la costa, 68 kilometros, se encuentran varias pequeñas ciudades entre las cuales se destacan De Panne en un extremo y Ostende, una ciudad portuaria con mucho encanto. Pero hoy vamos a hablar de De Panne. Por lo que pudimos ver en el camino, es la que tiene mayor infraestructura. Cientos de restaurantes, edificios de apartamentos y hoteles. La playa impecable y paradisíacamente tranquila.

La primera escultura que encontramos nos recuerda a Tintin. Es un corredor y su perro. Obra del escultor belga Jan Desmarets. Lo más especial es el contraste del pesado bronce y el estilo de sus esculturas que parecen flotar. Dice que se inspira mucho en la manera en la que corren los caballos.

La ciudad tiene una inmensa calzada que nos permite disfrutar del mar sin molestar a la gente en la playa.

Un día bastante nublado que no nos permite disfrutar el atardecer en todo su esplendor. Algunos dicen que es posible ver Inglaterra desde aquí, pero teniendo en cuenta que se encuentra a 80 kilómetros y que no tiene altos edificios se hace muy muy muy difícil.

Algo encantador? Los antiguos edificios «atrapados» entre edificios nuevos.

Queremos llegar a la estatua de Leopoldo I antes que sea totalmente oscuro pero nos damos cuenta que la playa es mucho más larga de lo que parece. En ciertas zonas la arena esta compuesta por cientos de «pedazos» de peces y conchas. Por lo cual también abundan las bien alimentadas gaviotas. En la foto no se nota mucho pero les juro que parecían gallinas del tamaño.

Estando parados en la playa se puede notar donde terminan los edificios y es allí donde «termina» Bélgica.

Hay que tener en cuenta que el turismo empezó después de la Segunda Guerra Mundial pues toda esta costa fue duramente afectada. Muchas de las dunas servían de protección a los soldados británicos. Actualmente las dunas son protegidas pues son utilizadas por aves migratorias.

A medida que nos alejamos la cantidad de edificios disminuye y la cantidad de casas antiguas aumenta.

Casi en la oscuridad llegamos a la estatua. En la foto de abajo, si miran a la izquierda pueden ver una especie de «marco».

Las dunas. Tan altas que no nos permiten ver lo que hay detrás.

Finalmente llegamos al monumento.

Así, de espaldas al atardecer nos despedimos de De Panne y les esperamos el proximo lunes para conocer… BRUJAS!

Por supuesto no faltan las papas fritas belgas. Lo que los americanos llaman de French Fries es absolutamente incorrecto. Los belgas hacen papas fritas desde 1600. Se cree que nacieron como «platillo individual», pues la gente comía papas y pescados fritos, cuando una vez hubo escasez de pescados y en los pueblos pobres la creatividad hizo de las papas fritas solas el alimento.

La terminology FRENCH en su nombre en ingles se cree que viene luego de la Primera Guerra Mundial donde los soldados probaron estas papas y debido a que el idioma oficial del ejercito belga era el francés, debieron suponer que eran de origen francés. Corregir? no, para que…

2 thoughts on “De Panne – El Mar en invierno desde Bélgica

  • septiembre 24, 2016 en 12:14 am
    Permalink

    Qué lindo está el blog, me puse a buscar nomás el tan mentado, y la verdad que es admirable, hay mucho para aprender y leer! En el facebook (no uso instagram) hablás del blog pero no hay ninguna dirección. Te ganaste, perdón se ganaron un fan.

    Responder
    • octubre 8, 2016 en 12:34 pm
      Permalink

      muchas gracias! no ponemos la direccion en el facebook por cuestions de reglas internas del facebook! no te olvides de subscribir!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust