Neuschwanstein – Pleno invierno en el Castillo de la Bella Durmiente

El castillo que inspiró a Disney

Castillo de Neuschwanstein

Finalmente llegamos al punto turístico más visitado de Alemania. El castillo que inspiró a Walt Disney y el que es conocido como el Castillo del Rey Loco. Recibe más de 1 millón de visitantes al año y en temporada alta puede recibir más de 6 mil por día.

La caminata hacia arriba

Demás está decir que visitamos el castillo en pleno invierno. Sin contar que además no paraba de nevar lo que dificultaba la fotografía. Pero enamorada de la nieve como soy, con la boca abierta fui subiendo la larga caminata que nos lleva a la entrada. En invierno, debido a la cantidad de nieve, se cancelan los buses que suben al castillo, pero el camino se puede hacer caminando o sobre carros estirados por caballos.

Estamos en el estado alemán de Baviera específicamente en los Alpes Bávaros. Exactamente acá. El castillo fui construido en 1869 por el Rey Luis II, también conocido como Rey Loco.

El castillo como pueden ver por el año de inicio de construcción, no es medieval, no fue construido con utilidad especifica sino simplemente fue producto del deseo del rey. Es interesante pues varios estilos arquitectónicos se combinan no solo por fuera sino también dentro.

A medida que subimos nos encontramos con preciosas casitas que hacen que el paisaje sea aun más encantador.

Ah! abajo, al lado de donde compramos las entradas (porque las entradas se compran en la base así que no olviden ese detalles pues una vez arriba no hay manera de comprar los tickets), esta el Castillo de Hohenschwangau. Este edificio amarillo es visitable y forma parte de la serie de castillos que podemos encontrar en esta zona. Fue la residencia de infancia del rey Luis II y donde pasaban el verano en familia. También fue donde vivió el rey durante la construcción de su castillo soñado y se dice que las construcciones se iniciaron simbólicamente con una piedra proveniente de éste.

Las fotografias están prohibidas dentro del castillo y el recorrido es bastante corto. Se hace con audio guía que está incluido en el ticket. Está impecablemente preservado y dentro encontramos una mezcla aun más impactante de estilos. Luz eléctrica que contrasta con las habitaciones de estilo medieval, grutas, salones de baile de estilo barroco, una mezcla de todo. Muchos critican y hasta lo llaman de feo, pero para mi es ecléctico y espectacular. Es único en el mundo y nada es mas especial que ser, pues bueno, especial. Especialmente destaco la capacidad que tiene de sorprender, en cada habitación nos sorprende el contraste con la anterior o la diferencia de estilos. Sin duda una joya.

Tenemos varias estaciones en el camino donde encontramos tiendas de souvenirs, restaurantes y snacks. Al llegar arriba tendremos la famosa vista que se ve en las fotos que se obtiene desde el Marienbrücke que es un puente que se encuentra frente al castillo. El acceso a este puente se encuentra cerrado en invierno pero esto no impide que cientos de turistas al día accedan. Nosotros fuimos y podemos decir que con zapatos adecuados es una caminata más.

Olvide mencionar que el nombre del castillo significa Castillo de Nuevo Cisne de Piedra y dentro encontramos el cisne que inspiró al nombre. También encontramos el primer teléfono móvil de la historia con un alcance de 6 metros.

Llegamos al castillo

Finalmente llegamos. El techo que vemos en la foto de abajo es tambien donde se encuentran miradores a ambos lados. El ticket que nos entregan tiene también el horario en el que nos toca entrar ya que se ingresa de a grupos cada 15 minutos.

Les pido perdón si les aburren las fotos de nieve pero es que para mi es belleza pura. Da la impresión de estar en un cuadro monocromático. Las formas de las ramas y la nieve que descansa sobre ellas. Me enamora.

Ya casi en la entrada, vemos abajo y podemos ver el punto desde donde estábamos tomando fotografías. Es una plataforma con piso de vidrio.

Dentro, esto es lo que vemos.

En la foto de abajo se puede ver el puente a donde iremos más tarde. Desde allí se toma la famosa foto.

Alguno escaleras estaban clausuradas por el exceso de nieve, pero volveremos en otros climas para que puedan ver la diferencia.

Una vez dentro las fotografías estaban prohibidas como mencioné antes pero pude tomar algunas en el balcón y otras desde ventanas en donde podemos ver el Marienbrücke. La vista que se tiene a esa altura y en este lugar son espectaculares!

Al concluir el recorrido podemos ver una maqueta que nos da una idea general del edifcio que acabamos de conocer, luego, un túnel nos lleva hasta la salida que se ubica exactamente a lado del camionero que nos lleva al Marienbrücke.

Camino al Marienbrücke

Este es el camino.

Desde aqui vamos a tener la vista trasera del castillo para luego ubicarnos a uno de los costados.

Desde acá tenemos otra vista del ya mencionado Castillo de Hohenschwangau, y su color amarillo nos recuerda que no estamos tomando una foto en blanco y negro.

El blanco que se ve al costado izquierdo corresponde al lago, pero eso podremos ver mejor en una próxima visita.

Caminamos 15 minutos más y llegamos al puente. En la foto de abajo pueden ver la gente parada al borde del puente. El puente esta hecho de metal y en verano las colas pueden ser bastante largas para poder acceder a el. Como estamos en pleno invierno poca gente se aventura y a decir verdad es aún menos la gente que se anima a atravesarlo pues los fuertes vientos hacen que la experiencia sea un poco más asustadora de lo que permiten ver las fotos.

y finalmente… el castillo!

Obviamente no podian faltar los candados del amor, por supuesto, nada más romántico que un Rey Loco construyendo un castillo lo más alejado posible de la civilización con una sola habitación para dejar en claro que nadie era bienvenido.

El camino de vuelta en una vista más despejada

Habiendo cumplido con todo el recorrido emprendemos camino de regreso y nos despedimos de este paseo. Acompañemos en fotos.

Al pasar de nuevo por el mirador el cielo estaba más disipado de niebla y había parado de nevar.

Aca se puede ver mejor la zona del lago.

A medida que llegamos a la base el castillo, este se va empequeñeciendo y lentamente desaparece en la niebla.

Asi termina el recorrido, espero que hayan disfrutado y les prometo una galería de fotos en verano para notar la diferencia. No se olviden de subscribir!

4 thoughts on “Neuschwanstein – Pleno invierno en el Castillo de la Bella Durmiente

  • agosto 21, 2018 en 10:43 pm
    Permalink

    ¿grutas? este castillo no tiene grutas

    Responder
  • noviembre 5, 2018 en 11:43 am
    Permalink

    Buenas!:D Quisiera hacerle una pregunta. No entendí bien cómo viste el lateral del castillo. El puente de marienbruke dicen que está cerrado y que no se puede pasar en epoca de invierno. Es decir, usted obtuvo las vistas desde otro sitio que no fue ese puente, no? Me gustaría visitar este castillo en invierno pero no se si podría verlo, como usted, en el caso de que lo haya visto desde ese puente, por lo que no se si merece la pena ir si esta cerrado.

    Responder
    • mayo 15, 2019 en 8:40 am
      Permalink

      Anteriormente el puente no se cerraba, sino el paso desde la entrada principal hacia el puente, pero era posible llegar al puente por otros caminos. La ultima vez que fuimos, el puente mismo ya estaba cerrado, asi que habran cambiado las reglas

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust