Mannheim (Parte 1) La ciudad que vive al cuadrado

Mannheim es el nombre de la tercera ciudad más grande del estado de Baden-Wurtemberg. En la edad media era solo un pueblito llamado Mannenheim. La palabra «heim» significa hogar o casa y «mann» es probablemente la abreviación de algún apellido alemán lo que nos indica que en sus inicios su nombre se refería a «la casa de Mann».

Mannheim hoy con sus 407 años se destaca como ciudad industrial y es conocida por ser la casa del primer automóvil de la historia.

La principal obra de arte es la plaza Friedrichsplatz y su Wasserturm o torre de agua. En Alemania las torres de agua forman parte importante de la ciudad ya sea como punto de referencia geográfico o como objeto de interés turístico. Mannheim no es la excepción, siendo la plaza Friedrichsplatz y la Wasserturm el punto más fotografiado y emblemático de la ciudad. Es tradicional que las parejas de novios tengan sus fotos tomadas en la plaza luego o antes de la fiesta. En el auto que aparece en la foto había una novia dentro.

Fue construida en 1886 por Gustav Halmhuber originario de Stuttgart y es hoy un referente de las construcciones Jugendstil que es el Art Noveau alemán, en toda Alemania. Su belleza no solo está determinada por la torre sino por el tamaño y la integración de la grandiosa fuente de agua junto al particular repertorio de agua con sus ladrillos amarillos.

Estas fotos fueron tomadas en otoño cuando las plantas ya tomaban el color rojizo y las fuentes todavía estaban llenas. Es importante saber que si visitan las ciudades alemanas en invierno, el paisaje es absolutamente distinto ya que las fuentes están cerradas y las plantas carecen de hojas. Esto se debe a que la nieve y la congelación del agua dañan las cañerías lo cual lleva a los municipios a cerrar las fuentes durante el invierno.

El edificio del Hotel Maritim también forma parte de la «decoración» de la plaza.

La ciudad de Mannheim tiene por eslogan «Vivir al Cuadrado». Esta frase es un juego de palabras que destaca una de las particularidades de la ciudad, su forma. El centro de la ciudad tiene la peculiar forma de una herradura y sus cuadras no llevan nombres por nombres, valga la redundancia, sino que tienen números y letras. Las cuadras son llamadas Quadrat. Por ejemplo la cuadra P2 seria QUADRAT P2 y he allí la gracia del eslogan.

Continuando nuestro recorrido, en las cercanías de la plaza Friedrichsplatz nos encontramos con el Rosengarten. Este edificio con una fachada también característica del Art Nouveau o Jugendstil, es obra del galardonado arquitecto Bruno Schmitz y fue edificado en 1903. Hoy es uno de los centros de conferencia más importantes de Alemania y con su capacidad para más de 2300 personas, se utiliza para conciertos y eventos de todo tipo.

Continuamos el recorrido por las calles y cruzando la calle frente a la Wasserturm ya nos encontramos en la calle principal del centro de Mannheim, donde los edificios modernos y las marcas internacionales se mezclan con la edificaciones antiguas y el verde de los árboles. Una de las ciudades más lindas que recorrí donde la belleza de sus parques y el florido de sus espacios verdes no pasa desapercibido.

Continuando por la zona peatonal nos encontramos con el Glaskubus. Este cubo de vidrio es un monumento en honor a los judíos de Mannheim que perecieron en la Segunda Guerra Mundial. Fue instalada en el 2003 y creada por el artista Jochen Kitzbihler

El cubo cuenta con iluminación difuminada en el piso lo cual hace que en la noche se convierta en metáfora. Un recuerdo que no se apaga en la memoria, una luz que nos recuerda la historia y sus héroes. Los 2400 nombres en el cubo se encuentran en forma de espejo, es decir, hay que acercarse al vidrio y leer los nombres de la pared contraria. Esto forma parte del fin del artista el cual realizo para obligar al transeúnte a tomarse un tiempo para reflexionar.

El monumento se realizó a través de la petición de los miembros de la comunidad judía en Mannheim. El día de la inauguración, el alcalde mencionó que el vacío dentro del cubo tambien representa el vació que dejaron en la ciudad todos aquellos que perdieron sus vidas en el Holocausto.

Mas adelante llegamos al Marktplatz o la plaza del mercado. En esta plaza se sitúa una particular estatua. La misma fue diseñada por Peter van den Branden pero lo curioso es que fue originalmente para los jardines del Castillo de Heidelberg . En 1769 fue rediseñada por su hijo John Matthew van den Branden.

La escultura representa los 4 elementos pero en varias ocasiones las figuras sufrieron graves daños, el peor de todos fue durante la Segunda Guerra Mundial donde se perdieron brazos y cabezas. La escultura tuvo que ser restaurada y vuelta a recomponer, luego se instalaron unas vallas protectora ya que tambien fue víctima de actos vandálicos. Hoy descansa ya en el centro del Marktplatz de Mannheim.

La diosa de la ciudad sostiene en su mano izquierda un mapa de Mannheim. También está la figura de Mercurio, dios del comercio. A los pies, dos dioses del agua que simbolizan los dos ríos que atraviesan la ciudad, al frente el río Rin, con un timón y detrás el Neckar.

En las esquinas de la base escudos de armas, coronados con el sombrero electoral. Ellos representan a los países reclamados por el Principe Elector Carl Theodor

Más adelante ya concluyendo el recorrido por la peatonal llegamos a una de las plazas más céntricas. Allí tambien una particular fuente nos recibe. Esta plaza, por su ubicación, es constantemente utilizada como punto para los grupos que buscan manifestar o difundir algún mensaje ya sea de carácter politico, religioso o algo más. El nombre de la plaza es Paradeplatz o Plaza de Armas y se encuentra en el O1 del centro de Mannheim. Su nombre proviene de que era utilizado como punto para las tropas de marcha.

Grupello-Pyramide es el nombre de la curiosa escultura. Creada en 1743 es una alegoría al triunfo de las virtudes principescas sobre los vicios y la revelación de la verdad por el paso del tiempo. En la base de la pirámide se encuentran, en las esquinas, cuatro representaciones alegóricas.:

Justitia (latín: Justicia) en forma del Elector Johann Wilhelm

Prudentia (latín: Sabiduría) con el espejo

Templanza (del latín: la moderación), vierte el agua

Fortaleza (latín: Valentía), con la espada en la mano derecha

Por otra parte, los cuatro ríos principales del Palatinado (Renania, Neckar, Moselle y Danubio) se representan como dioses de los ríos.

En esta particular ocasión un grupo se manifestaba en contra de la empresa Montsanto y se puede reconocer la Grupello-Pyramide al fondo.

Y como última curiosidad, les contamos que la famosa tienda de ventas de materiales Bauhaus nació acá en Mannheim en 1960, que actualmente cuenta con más de 250 sucursales en 12 países y más de 17000 empleados.

Nos despedimos hasta la próxima, con la segunda y ultima parte de esta maravillosa ciudad que es Mannheim!

2 thoughts on “Mannheim (Parte 1) La ciudad que vive al cuadrado

  • mayo 7, 2014 en 4:13 pm
    Permalink

    Hola Annabel. Me paso porque Javier Cabral no ha presentado tu blog en la comunidad de google+ mqB. Me parece un blog interesante, sobretodo por las fotografias que tiene, de muy buena calidad.
    Un saludo

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust