Heidelberg (Parte 1) La silla del rey y la ciudad más turística de Alemania

Heidelberg es la ciudad, para mi, más turística de Alemania. Sus calles se encuentran en estado original ya que no fue bombardeada y cuenta con un castillo famoso por su historia y su ubicación geográfica. En este post no voy a profundizar en la ciudad de Heidelberg porque voy a hacer el recorrido cronológicamente como lo hice yo. De todas maneras, tengo que hacer una pequeña introducción.

La terminación «berg», que significa montaña en alemán, nos anuncia la existencia de una montaña en sus alrededores. Es en dicha montaña donde se alza el famoso Castillo de Heidelberg. Heidelberg está ubicada en el estado de Baden-Wurtemberg y recibe más de tres millones de visitantes por año, una ciudad que esta preparada para recibir a turistas, tanto, que se puede ver a residentes con remeras con la inscripción «NO SOY TURISTA, YO VIVO EN HEIDELBERG». Ademas de esto, una de las mejores universidades en Medicina se encuentra en Heildenerg, para mucho, la mejor de Alemania, así que es considerada también una ciudad universitaria.

En mi caso, visité primero el Königstuhl y luego fui a la ciudad. Para entender en que consiste el Königstuhl tengo que explicar que la ciudad de Heidelberg se encuentra al pie de los Bosques de Odín. Por encima de la ciudad, en la altura, está el Castillo de Heidelberg (Schloss Heidelberg) y subiendo aún más, a 567.8 metros de la ciudad, en los Bosques de Odin, está la estación Königstuhl.

Existen dos maneras de acceder a este punto. Una, es la más utilizada, a través de un funicular que se encuentra en la ciudad de Heidelberg, cuenta con 4 paradas, incluyendo entre ellas el Castillo de Heidelberg, y concluye su recorrido en el Königstuhl. La otra manera es llegar directamente al Königstuhl, ya sea en automóvil o en autobús. En esta ocasión fui en automóvil y estacionamos frente a este restaurante (el de la primera fotografía). Así, queda la información de que existe un restaurante en el punto más alto de Heidelberg donde estoy segura que disfrutaran de una excelente vista. Ah! también existe la posibilidad de llegar a pie o en bicicleta la cual es una de las actividades más practicadas por los mas aventureros ya que los senderos están señalizados perfectamente y preparados para los más osados.

Caminando no más de 50 metros desde el estacionamiento, ésta es la vista que me recibió. Estando allí comprendí el nombre del lugar. Königstuhl es alemán para «la silla del rey». Desde aquí podemos ver al río Neckar y al valle del Rhin.

La vista varía dependendiendo del clima. Estas fotos son del 1 de Enero de 2014 y a pesar de ser un día soleado había bastante niebla. A pesar de ellos podemos ver toda Heidelberg y además disfrutar del sol sentados en el mirador del Königstuhl.

En la segunda fotografía de este post se ve una especie de mapa informativo que nos muestra a cuantos kilometros de distancia está lo que estamos observando. La gente no para de llegar y para los que llegan a pie o en bicicletas creo que la mayor recompensa es esta maravillosa vista.

Por su altura, es también lugar de ubicación de muchas antenas repetidoras, de television, y telefonía celular.

Aquí no solo hay un restaurant, un Biergarten y un area de juegos para niños, también, un poco más al fondo, se encuentra el Observatorio Astronómico de Heidelberg-Königstuhl. El observatorio está desde 1898 y desde allí se descubrieron más de 800 asteroides. Para visitarlo hay que realizar una reserva de aproximadamente 3 meses de antelación.

Luego de disfrutar del maravilloso día en Königstuhl, en esta ocasión quisimos llegar hasta el Castillo de Heidelberg, lo cual hicimos a pie. Llegamos a la segunda parada del funicular (contando desde el Königstuhl) donde ésta es la vista que se puede observar. El nombre de ésta parada es Molkenkur y allí también se encuentran un restaurante y un hotel.

El trayecto completo en funicular consta de 4 puntos, Kornmarkt, Heidelberg Schloss, Molkenkur y Königstuhl. En Molkenkur se debe bajar, y cambiar de funicular ya que desde ese punto el viaje se realiza en un funicular antiguo que data de 1890. Lastimosamente para los que lo visitan entre febrero y mayo no podrán realizar el viaje completo ya que la estación de Königstuhl se cierra durante éste periodo debido a la nieve y los vientos del invierno.

También en la estación Molkenkur muchas personas deciden realizar el recorrido a pie porque desde allí se pueden encontrar varios caminos y camineros que nos llevan por el medio del bosque, ya sea hasta el Castillo de Heidelberg o hasta el Königstuhl. A 300 metros de la estación también está el inicio del recorrido Escalera al Cielo o «den Spuren der Himmelsleiter», que consiste en 1600 escalones que nos llevan al Königstuhl y datan del 1844.

El camino a pie es el de la fotografía de arriba. No lo recomendaría ya que se encuentra muy resbaladizo en estas épocas, pero tampoco lo descartaría, creo que depende del espíritu de cada persona.

Finalmente, luego de 10 minutos de caminata por el bosque, llegamos al Castillo de Heidelberg.

El castillo lo veremos por dentro en el siguiente post pero igual quiero mencionar sus particularidades. Por ejemplo, la bandera que vemos que flamea es la bandera de la ciudad de Heidelberg.

Una de las curiosidades del castillo, que se puede apreciar en esta fotografía, es que en ella se encuentran tres estilos arquitectónicos completamente diferentes.

El castillo data de 1225 y teniendo en cuenta su antigüedad lo más curiosos es que su deterioro no se debió a los daños sufridos en tiempos de guerra, los cuales fueron particularmente modestos, sino que los mas graves fueron a causas de dos rayos, uno en el año 1537 y el segundo en 1764 el cual lo sumió en el abandono.

Esta particular parte del castillo fue destruida por los franceses pero hoy forma parte de las fotos características tomadas en el castillo. Estando allí escuché la historia de que esa parte fue destruida intencionalmente por los alemanes para evitar un bombardeo mas grave y destructivo, pero de ello no encontré información que verifique así que puede que sea una simple leyenda.

Al costado del castillo una terraza nos lleva a disfrutar de la vista de casco antiguo de la ciudad, de donde la mayoría de las fotografías que adornan las postales fueron tomadas. Esta ciudad está relacionada al romanticismo. El castillo esta sobre una de las ciudades mas lindas de Alemania, lo cuál hace que la vista desde y hacia el mismo sea magnifica. Además, el castillo tiene como fondo a los bosques de Odín y esta combinación de historia y naturaleza, castillo y ciudad, rio y bosque, sea la receta perfecta para la belleza.

No es de extrañar que las casas más caras de Alemania se encuentren a orillas de Heidelberg, solo unos pocos privilegiados cuentan con la suerte de ver desde sus ventanas a la ciudad, el castillo y los bosques de Odin. Muchas de las personalidades mas famosas de Alemania tienen sus viviendas de fin de semana en la zona.

El castillo fue en su tiempo la residencia de los condes del Palatinado y contaba con uno de los jardines más maravillosos del mundo, tanto es que, en su tiempo, se consideraba la Octava Maravilla del Mundo. Luego de las guerras hoy solo queda la terraza y dibujos del jardín que nunca fue terminado y aun así se hizo famoso por su belleza.

Esta es la vista que tenemos desde la terraza lateral, a un lado el castillo, en la base la ciudad de Heidelberg, el casco antiguo donde se reconoce fácilmente el campanario de la Iglesia del Espiritu Santo o en alemán Heiliggeistkirche. El puente con arcos es el puente antiguo o Alte Brücke, también símbolo de la ciudad. Sobre estos últimos profundizaremos en el siguiente post, cuando visitemos la ciudad y recorramos sus calles. A la derecha se alza el Heilingenberg, la montaña que cuenta con ruinas celtas y un antiguo anfiteatro nazi llamado Thingstatte.

Cayendo el sol nos dirigimos de vuelta a nuestros hogares pero en el camino encontré este edificio.

Y en el edificio este cartel: «Aquí vivió en el verano de 1887 Elisabeth la emperatriz de Austria». Lo menciono porque son esta clases de carteles los que me transportan a otro tiempo y me hacen consciente del lugar y el tiempo en el que estoy. Hay veces no dimensionamos la historia sobre la que existimos y la historia de la que formamos parte.

Espero que hayan disfrutado del primer vistazo a Heidelberg y les espero en el siguiente post para descubrir un poco más sobre este maravilloso lugar.

Si tienen más datos que aportar por favor no dejen de comentar =o)

2 thoughts on “Heidelberg (Parte 1) La silla del rey y la ciudad más turística de Alemania

  • junio 1, 2018 en 5:45 am
    Permalink

    ¡Hola Annabel! Gracias por descubrirnos esta ciudad. Aún no he comenzado a hacer turismo por tierras alemanas y está bien conocer rincones más allá de las grandes capitales. Me encantaron las fotos 🙂 Un saludo

    Responder
    • junio 10, 2018 en 8:14 pm
      Permalink

      Hola!!! Heidelberg es una ciudad que realmente vale la pena visitar! Es bueno saber que el blog te ayudó a descubrirla

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust