Felsenmeer – El río de inmensas piedras

Lo más impactante de este lugar es la formación de un «rio de piedras»y no piedritas, como si un río se hubiese secado, sino de inmensas piedras de más de 2 metros de altura.

Este lugar se llama Felsenmeer y esta en la zona de Lautertal en el Odenwald o Bosques de Odin.

El lugar en si no tiene nada de infraestructura, en la base un centro de recepción con alguna o muy poca información en idioma que no sea alemán. Una galería de fotografías que nos muestran un poco de los puntos importantes de este sitio. La actividad consiste en escalar toda la longitud del «río de piedras» lo cual se puede hacer por el medio, escalando, o por camineros paralelos. En total, se tarda aproximadamente 2 horas y media. En la cima, un modesto puesto de bebidas y comidas nos espera.

Esta es lo q vemos desde el estacionamiento, el centro de recepción de visitas tambien cuenta con una pequeña cantina y venta de helados, así también como mesas y baños. El 90% de las personas ese día eran familias con niños pequeños preparados todos para realizar un picnic a mitad de camino cuesta arriba.

Esta ventana es del segundo piso desde el centro de recepción de visitas, y las sombrillas son de la zona de mesas y sillas de acceso publico que se encuentran en el lugar.

De donde y porque surge Felsenmeer? Este lugar es de muchísima importancia geológica. Sin profundizar demasiado las piedras tienen 500millones de años de antigüedad y fueron producto de la fusión de dos continentes. Al fusionarse la lava y el calor generaron las piedras que hoy podemos encontrar en la disposición que las vemos hoy.

Ante un lugar así es inevitable la divulgación de leyendas e historias, y en cuestiones de leyendas fantásticas y mitología alemana es riquísima. Entre ellos se encuentra la historia de los Nibelungos y Siegfried. Esto voy a aclarar mas adelante, pero es bueno que recuerden el cartelito de la foto de arriba que nos señala los 124km de camino que se puede recorrer para hacer el Camino de los Nibelungos o Nibelungensteig. La leyenda que habla sobre el origen del Felsenmeer es la de dos gigantes que se encontraban peleando, uno tiró tantas rocas sobre el otro que lo terminó enterrando bajo rocas, la leyenda dice que todavía hay noches donde se puede oír al gigante gritando bajo las piedras.

En la edad media los romanos llegaron a este lugar a trabajar las piedras, idearon un sistema de corte pero la fisuras generadas por la piedra misma tenia como consecuencia la imprecisión y el posterior desecho de dicha piedra. También esto sucedía en el traslado de la misma. Por lo cual es posible encontrar piedras abandonadas en los alrededores. Ya que muchas de estas eran trasladadas para formar parte de edificaciones en otras ciudades.

Volviendo al tema de la mitologia, en la base casi se encuentra una especie de salida de agua. El agua es fresca y limpia. Se llama la Fuente de Siegfried y La fuente Siegfried es considerado como la escena del posible delito de asesinato de Siegfried en el Cantar de los Nibelungos. Quien es Siegfried?

En un poema del siglo XIII, en la edad media, llamado El Cantar de los Nibelungos donde habla sobre la historia de Siegfried, quien en resumen, era un cazador que logró ser inmortal al ser bañado con sangre de dragón, el dragón que era el que custodiaba los tesoros de los Nibelungos, solo que en el baño, una hoja de tilo se apoyo en su nuca y ese lugar quedó como su lugar vulnerable, Siegfried luego muere, pero no voy a revelar en manos de quien ya que la historia es súper interesante y compleja donde los amores y las traiciones juegan un papel importante.

Todo esto forma parte IMPORTANTISIMA de la mitología y la cultura germana.

Normalmente evito la aparición de personas en las fotos, es más, hay veces tengo que esperar varios minutos para obtener una fotografía razonable. Pero en este río de piedras es imposible dimensionar el tamaño si no se tiene una referencia.

Abajo llegamos a la piedra que es llamada el Cocodrilo, esto es lo q se ve de atrás pero la foto de mas abajo es lo que se ve de frente.

A pasos del puesto de bebidas nos encontramos con una de las muestras mas importantes del trabajo de piedra en la edad media. Esta columna tiene 9,3 metros y pesa 27,5 toneladas. Se cree fue abandonada por defecto en la estructura céntrica, se cree que estos trabajadores de la piedra estuvieron por esta zona en el siglo IV.

Esta es otra de las piedras abandonadas, se la conoce como Piramide y esta a 20 metros de la «columna» ya casi en la cima de la montaña.

Iniciamos el descenso el cual nos toma solo 30 minutos. Luego de los romanos, en el 1870 mas o menos, volvieron a trabajar estas piedras los lugareños, y así fueron atrayendo a otros que instalaron canteras y utilizaron las piedras como materia prima, pro se encontraron con la misma problemática que los romanos, las piedras tienen sus propias fisuras internas lo cual complicaba la tarea de obtener el producto deseado. Se abrieron mas de 14 canteras pero se fueron cerrando también con el paso del tiempo. Hoy ya casi no queda ninguna y las que aun quedan se dedican mayormente a la fabricación de lapidas para tumbas.

Muchos están en desacuerdo de que esta zona sea de acceso publico y divulgado como sitio turístico, teniendo en cuenta su importancia geológica e histórica se cree que se debería restringir el acceso. A pesar de ello, más de 10.000 personas por año visitan el lugar.

Mas o menos a mitad de camino se encuentra un puente que nos lleva de una punta a otra, el mismo fue inaugurado en el año 2000.

Ya de nuevo en la base nos vamos despidiendo pero antes nos encontramos con esta maquina.

Esta es la reproducción de la maquina que utilizaban para cortar la piedra, se cree que se lograba 5mm por hora.

Así visitamos esta maravilla de la naturaleza, la cual se puede ver en muy pocos lugares del mundo, Suecia, Gales, USA y Alemania son uno de los pocos lugares donde se puede disfrutar de un «río de piedras».

Les esperamos siempre, hasta el próximo lunes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook IconMeinewanderlust